martes, 14 de febrero de 2012

Biomimesis sistémica global: el camino a Gaia

Siempre me maravilló observar desde la infancia cómo en la Naturaleza los seres vivos son libres, hay alimento para todos y nadie trabaja, nadie controla. Pero los mecanismos de auto-regulación no tenían predicamento entre las mentes acostumbradas a la servidumbre y a la esclavitud, así que me enseñaron como dogma incuestionable que existía un policía invisible que ponía orden en todo aquello, un jefe virtual al que todos los seres vivos obedecían sin rechistar: Dios. El hombre sin embargo, como ser superior, había sido bendecido por el Creador con el don del libre albedrío... y la obligación de obedecer al terrateniente, al cura, al juez, al alcalde y a la Guardia Civil. Como no acababa de ver las indudables ventajas de ser yo quien alimentara con el sudor de mi frente a semejante cohorte de parásitos, pasaba mis días entre ranas, pájaros y bichejos varios. Había una recompensa por una vida de sumisión, pero era a título póstumo, en la "otra" vida. En esta vida tocaba reproducirse como conejos, trabajar como bestias, comportarse como borregos y estar dispuestos a ser sacrificados como cerdos. Para eso teníamos una dictadura que casi igualaba a la que podía darse en el reino de los cielos y una caterva de fascistas que aún hoy, emponzoñan nuestras instituciones llamadas democráticas.
Los niños tienen la extraña capacidad de ver a los emperadores desnudos mientras los adultos alaban el manto de armiño. Pero por alguna extraña razón nunca dejé de ver en el hombre la patética estampa de un mono desnudo y presuntuoso, aunque empecé a ocultarlo, no sin cierta incomodidad. Es cierto que podía razonar con muchas personas, pero a otras, darles la razón era suficiente. Aprendí de la Naturaleza lo que tuvo a bien enseñarme y del resto de seres humanos que mis inquietudes eran las de muchos y que a veces, una atmósfera de biofilia iluminaba de añoranza la atmósfera triste de las ciudades.
Ahora que nos encontramos al borde del abismo, llevados de la mano por expertos de todos los tipos y colores, me parece indecoroso apelar al currículum para dar brillo y fulgor a cualquiera de mis argumentos. Asumo pues, la magnitud de mi ignorancia, pero dado que tropiezo constantemente con insultos a la mas elemental sensatez, refrendados con el atavío de la excelencia y la opinión de incontables expertos. Me atrevo a afirmar que el emperador está desnudo y que nuestro modelo económico toca a su fin.

EL CRECIMIENTO INFINITO
Solo el arraigo de los fundamentalismos religiosos en la inspiración de nuestro modelo económico explica la creencia en el crecimiento infinito en un planeta de recursos limitados. "Creced y multiplicaos, llenad el mundo y someted a todas sus criaturas". Es lo que dice el Génesis. En realidad son las instrucciones para tener un bonito Apocalipsis. Durante siglos los economistas han considerado una transición del crecimiento económico a un estado estable, desde los economistas clásicos, como Adam Smith, a los actuales economistas ecológicos. Sin embargo nuestro actual modelo es una carrera sin freno hacia el precipicio, en busca de una profecía autocumplida hija de los fundamentalismos protestante y católico. La conexión entre el conservadurismo económico y religión no es casualidad, es la combinación perfecta y necesaria para construir una épica de la irracionalidad y del suicidio colectivo.

ECONOMIA DEL ESTADO ESTACIONARIO
Como todos los motores, el motor del crecimiento económico necesita energía para funcionar y en su casi totalidad la obtenemos del los combustibles fósiles. Pero nuestro modelo necesita un consumo siempre CRECIENTE para funcionar. Ese es el motivo por el que el colapso de nuestro sistema económico no se produce cuando la energía se agota, sino cuando no podemos obtener energía de forma CRECIENTE. Y ese momento no solo ha llegado, sino que ya ha pasado. Según la Agencia Internacional de la Energía el pico de producción del petróleo tuvo lugar en el año 2006. Sin embargo, todavía nos encontramos en una fase de meseta en la que el declive de la producción aún no es evidente. Eso significa que la verdadera crisis está por venir y es inevitable porque viene provocada por los límites físicos que afectan a la economía real, sean cuales fueren el número de billetes que decidan imprimir las autoridades monetarias.
La economía del estado estacionario es la que propone que el motor del sistema funcione consumiendo energía de forma ESTABLE, que al igual que ocurre con nuestros vehículos puede tener oscilaciones en su consumo pero siempre dentro de unos límites. La idea fundamental es que el progreso material sería limitado, mientras los cambios cualitativos en los individuos y las sociedades serían los que definirían la idea de progreso. Esto significa que el progreso cualitativo, que para el ser humano significa la mejora ética, intelectual y cultural, sería el único posible que podría mantenerse a largo plazo según las leyes de la Física. Y eso es exactamente lo que lleva haciendo la Naturaleza desde que la vida irrumpió en este planeta: evolucionar.

EL CAMINO A GAIA
Frente a nuestro modelo económico basado en dogmas bíblicos y en la ingeniería de la estafa, tenemos la economía real, materia y energía cuyos flujos no responden a las tendencias del mercado, sino a leyes físicas fundamentales que no pueden ser sobornadas, ni tan siquiera intimidadas, por las hogueras de la Inquisición. Por otro lado está la vida, de la que nos hemos autocoronado reyes, sin mas argumento que nuestra capacidad para destruirla. Esto nos está llevando a una crisis global sin precedentes. Una crisis de realidad que nos enfrenta a los límites de lo posible, a los límites del crecimiento.
Pero ¿qué es Gaia? ¿es posible imitar su intrincado metabolismo? De Gaia sabemos que su existencia es posible, que es real y que nosotros formamos parte de ella. Pero hace mas treinta años que hemos superado la capacidad de carga del planeta. Urge pues, realizar una transición hacia una economía de lo posible. Si no lo hacemos, deberemos afrontar un colapso catastrófico.

15 comentarios:

  1. Enganchada desde la primera línea, no he hecho más que asentir.
    Por desgracia, el presente da la razón a tus palabras y, como indicas, esto no ha hecho más que empezar. Nos esperan tiempos tenebrosos si no cambiamos pronto.
    Dejemos de ser siervos, borregos y seres diminutos para comportarnos con sensatez. Fácil de decir y muy difícil en la práctica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Magistral.
    Me quedo con la expresión "una crisis de realidad". Creo que tiene otras interpretaciones asociables. Muchos viven su "ocio" adictos a una permanente fuga de la desacreditada realidad, y otros viven demasiado cansados para ocuparse de esta más allá de sus obligaciones. Así es difícil una reacción social consciente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. @ Isabel Martinez Barquero
    La sensatez es, cada día mas, un bien cada vez mas raro y escaso. Conforme el poder se ha ido concentrando en pocas manos la democracia se ha ido vaciando de contenido. Nuestro modelo económico ha dejado de funcionar, se multiplican los desahucios y las casas vacías, cuanto mas apremia actuar y trabajar el paro se multiplica. Los grandes poderes económicos obtienen sus beneficios del saqueo de todo lo público y nos dejamos guiar por quienes han provocado el desastre. La justicia promulga indultos para los torturadores, condena a las víctimas o a quienes se atrevan a defenderlas. ¿Qué te puedo contar que no sepas?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. @ Ecora
    Vivimos la realidad a través del prisma de los medios de comunicación. El cuarto poder actúa como una apisonadora sobre el pensamiento crítico. Por otra parte la información en sí misma se encuentra tremendamente filtrada y manipulada, enfocada hacia la rentabilidad, no hacia la verdad. Con cuatro horas diarias de promedio por persona y día frente al televisor no queda mucho espacio para el optimismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Ciertamente la naturaleza nos ha concedido el don de la razón, todo lo que podamos entender es mucho y es normal del ser humano entender, emprender e incluso sentirse rey.

    Lo que no es natural son las mentiras, lo incomprensible, lo vago e incluso lo divino de la que somos muchas víctimas.

    Bonito post !!! muy sincero.

    ResponderEliminar
  6. @ Juan
    Malas son las mentiras con las que intentamos manipular a los demás. ¿Pero qué decir del mentiroso que acaba creyendo sus propias fabulaciones?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Hablas de una realidad a la que no debemos ser ajenos. Debemos actuar en consecuencia bajo valores cualitativos, humanos, economías participativas, injerencia en la toma de decisiones.

    Un cariñoso abrazo, Monique.

    ResponderEliminar
  8. Todavía no entiendo como hemos llegado a una situación semejante. La crisis no es solo económica, es total. Si llegáramos a salir de la económica, cosa que está solo en manos del ciudadano como ya ha demostrado Islandia, o de un benefactor como ocurre en Ecuador(valga el pareado), nos vamos a dar de bruces con el cambio climático o el pico del petroleo. Y ésta no tiene solución o solo parcial. Ya está cambiando el clima. El que lo dude que se pase por los Alpes o los polos. La pérdida de hielos no engaña ¿y quien para la fusión de los polos? ¿Qué pasará cuando se fundan?
    Es lógico que no queramos pensar pero así vamos hacia el abismo. Todo pasa por abandonar el petróleo ya.

    ResponderEliminar
  9. @ Conciencia personal
    Querida Monique, el tiempo se agota y las oportunidades para evitar la catástrofe van cayendo como las hojas del último árbol.

    ResponderEliminar
  10. Muy acertadas tus consideraciones.

    Hablas de un "estado estacionario", me gustaria apuntar que para llegar a ese estado estacionario antes debemos "decrecer", pues en estos momentos, estamos viviendo por encima de las posibilidades que nos ofrece la naturaleza.

    Otra cosa en la que creo que debemos pensar es en que la solución sólo puede venir de los ciudadanos. ¿Qué pasaría con un gobierno que dijera que nuestro consumo debe disminuir? Sería derrocado, aunque su afirmación fuera acompañada de todos los datos.

    Se trata de consumir menos y tomar conciencia que eso nos permitirá tener más tiempo libre para hacer lo que nos guste, en realidad, para ser felices, para ser nosotros mismos.

    Gracias por el artículo. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. @ Conrado
    Es una crisis total. El pico del petróleo es solo el punto de inflexión a partir del cual todo se viene abajo. Sectores de la economía o países enteros iremos cayendo sin vuelta atrás. Si no hay decrecimiento voluntario solo queda la recesión y el colapso.
    Pero hemos llegado a esto gracias a las apisonadoras del pensamiento llamadas "think tanks" al servicio de compañías y corporaciones expertas en la ingeniería de la manipulación, a un modelo económico basado en la biblia y en el saqueo de los recursos comunes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. @ Juliana Luisa
    Ya estamos en fase de decrecimiento forzado: la crisis económica y la recesión.
    Pero solo se está actuando intentando salvar el sistema a toda costa, pasando por encima de la gente.
    En realidad para alcanzar una economía del estado estacionario no es suficiente decrecer, hay que restituir los ecosistemas dañados. Llevamos muchos años sobrepasando la capacidad de carga del planeta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. El crecimiento infinito es la excusa de algunos para enriquecerse con la estupidez de la mayoría, cierto.

    ResponderEliminar
  14. excelente post, un llamado de alerta necesario
    saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...