lunes, 23 de mayo de 2011

La democracia a la intemperie


Ese es el espíritu del 15M. Con cientos de miles de familias en situación de desaucio solo podemos hacer democracia a la intemperie.
El movimiento del 15M no pretende ganar el juego democrático sino exigir que se dignifique y que no se desvirtúe. Exige una democracia real.
¿Estamos oyendo-leyendo los análisis?
Todo se reduce a quien ha ganado o quien ha perdido. Las elecciones se han convertido en una casa de apuestas y los medios de comunicación en una agencia de pronósticos. Los análisis ya han renunciado a indagar las causas de la crisis.
¿Que proyectos tiene la oposición para garantizar derechos básicos reconocidos constitucionalmente como el trabajo, la educación, la sanidad y una vida digna?
Mas de un millón de familias carecen de ingresos, los jóvenes no tienen futuro y esta crisis económica se revela ya como el comienzo de un anunciado crash tras el cenit del petróleo. La izquierda ha acabado interiorizando el mensaje único de la derecha: esta crisis no es mundial, es todo culpa del gobernante en funciones. No hay propuestas creíbles por parte de la derecha y tampoco por parte de la izquierda, porque estamos ante algo mas que una de las típicas crisis del capitalismo.
Lo peor de la derecha no es que haya ganado sino que tampoco tiene soluciones. Y eso es lo que atisban quienes se concentran en las plazas.
Conseguir que los políticos sirvan a la población y no a la inversa es el espíritu de la democracia misma. Ganar no es servir. La constitución reconoce el derecho a la vivienda, al trabajo, a la salud y a la educación. Seamos una oposición continua y seámoslo en la calle.
Eso se llama democracia participativa.
La corrupción no es sino una sofisticada ingeniería del delito. Una estafa a la democracia sirviéndose del poder (y el sueldo) que se otorga para gestionar aquello que es público y común. Y las listas del partido opositor están llenas de imputados. La interpretación que se hace en titulares es que la población avala la corrupción y olvidamos que la estafa es un delito de engaño basado en la buena fe de la gente.
El movimiento del 15M parte de una constatación muy lúcida: el partido en el poder ha hecho una política contraria a su programa electoral porque los mecanismos e inercias del modelo económico tampoco hubieran permitido mucho margen de actuación. Nuestros políticos no controlan esta crisis. Solo nos avergüenzan con su actitud de apuestas sobre quien gana a quien en unas elecciones.
Lo que deba ir a las urnas que vaya a las urnas, lo que deba llevarse a la calle, que en la calle acampe.
Ya estamos en la calle, esto es democracia a la intemperie.

18 comentarios:

  1. Harán mal los partidos en ignorar este movimiento, sin duda.

    ResponderEliminar
  2. Y esta democracia a la intemperie es un soplo de aire fresco, Gaia y además es la esperanza en la utopía, en nuestros jóvenes, en la sociedad entera.
    Apoyar y continuar es lo mejor que podemos hacer por nosotros, por nuestros hijos y por nuestro país.
    Yo tampoco creo en las apuestas de los dos partidos de turno, no creo en las directrices que desde el exterior nos imponen un único modelo de vida.
    En fin, espero que el espíritu del 15-M no se apague y sigamos reclamando nuestros derechos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Amiga Gaia, sonríe. Falta mucho camino aún, pero se ha dado el primer paso y podemos ver y escuchar al pueblo exigiendo honestidad a sus gobernantes. Poco a poco, avanzaremos. La hartura largo tiempo contenida ha estallado en la toma de las calles. ¡Estamos vivos!
    Al margen de bipartidismos estériles, hemos de fraguar los pilares de expresión, las propuestas del cambio, las estructuras del mañana.
    Un abrazo fuerte fuerte, Gaia, y no olvides que la vida nos enseña que surge la esperanza cuando lo creemos todo perdido.

    ResponderEliminar
  4. Hay dos gritos en uno, el de los desahuciados, parados, empobrecidos y marginados por la crisis y el de los que, en conciencia buscan un cambio total a esta cultura del sistema capitalista. Los primeros pueden abandonar en cuanto encuentren trabajo con la derecha en el poder y al servicio de esta, los segundos tienen un trabajo arduo de concienciación de un pueblo a largo plazo. El cambio real se da desde esa concienciación…
    Un saludo y muy buen análisis, como siempre lo haces…

    ResponderEliminar
  5. Creo, como tú, que es algo más que una crisis coyuntural.
    Los votantes del PP -DISCIPLINADOS Y ACRÍTICOS- HAN APOYADO LA CORRUPCIÓN GENERALIZADA DEL MISMO.
    Lo que queda es la calle -a mí no me representa ningún ladrón-.
    Las luchas son largas y la imaginación tiene que ponerse a funcionar para una nueva sociedad con lo que quede después de la debacle.
    Un abrazo amiga. Debemos comprometernos lo mejor que sepamos en esta lucha.

    ResponderEliminar
  6. Estuve en la guerra de la facultad con Franco y después de dar muchos tumbos me di cuenta que la revolución empieza y termina en uno...y me da mucha rabia, pero es así.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me siento cauto ante esta oleada del 15M. Comparto críticas y hace bonito ver a la gente por la calle...¿para no saber a dónde hay que dirigirse? Mientras, los eternos portadores de la Propiedad del país y de nuestras vidas están alcanzando las cotas más altas de su reorganización de clase, vía elecciones, controlando resorte de poder a toda banda y abriendo sus brazos cual Corazón de Jesús: Venid a Mí/a Nosotros que somos la Solución a los males de España.

    No sé si siento asco, pena, vergüenza, miedo o desconfianza. DE TODO.

    ResponderEliminar
  8. Pedro Ojeda Escudero, 5 millones de parados, una juventud sin futuro y una indignación que florece es mucho para ser ignorado. Cerrar la puerta a la realidad es provocar que entre por la ventana.

    ResponderEliminar
  9. GINEBRA, el futuro no está escrito pero nosotros tenemos papel y lápiz.o

    ResponderEliminar
  10. Isabel Martinez Barquero, cambiar el mundo con tan poco. Con una sonrisa se pueden barrer al menos la indolencia. Y eso ya es mucho.

    ResponderEliminar
  11. Antonio, Me temo que el único crecimiento del empleo será el maquillaje de los datos del paro. Esta es una crisis mundial, sistémica, energética y estructural. Salvar a los bancos solo ha servido para alargar la agonía del capitalismo. No tardaremos en oir hablar de rescate y de exigencias de los mercados, que servirán de justificación para unas elecciones anticipadas, pero ni aceptando las condiciones mas humillantes del FMI saldremos de esta crisis.

    ResponderEliminar
  12. mateosantamarta, solo queda la calle, la democracia participativa y la puesta en marcha hacia otro modelo de sociedad.
    Es hora de hacer una transición real a una democracia real, no la chapuza que nos dejaron tras la muerte del dictador.

    ResponderEliminar
  13. tula, estoy de acuerdo contigo. Las revoluciones comienzan y terminan en uno mismo, solo un pequeño detalle: pasando por los demás.
    A veces los demás nos decepcionan en la misma medida que nos decepcionamos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  14. Fackel, no creo que a estas alturas podamos permitirnos la cautela y mucho menos la indolencia. No espero nada del movimiento 15M, porque estoy cansado de esperar. Este movimiento surge como ruptura de una masa crítica de frustración.
    En cuanto al resultado de las votaciones, lo esperaba. Al fin y al cabo lo que había para elegir era un partido supuestamente de izquierdas que ha hecho una política neoliberal traicionando su propio programa y un partido de derechas corrupto, sin ideas y sin propuestas, que ha recurrido al odio a Zapatero como mensaje único para dar salida a la frustración colectiva.
    Aunque pienso que el camino del odio solo puede llevar al fascismo.

    ResponderEliminar
  15. Disculpa por el retraso, pero llegué...

    Estoy contigo. Por lo que a mi respecta, estoy en un estado de "prudente esperanza".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El planeta es algún tipo de inteligencia organizada. Es muy diferente de nosotros. Ha tenido cinco o seis mil millones de años para crear una mente lenta y paciente, hecha de océanos, ríos y de lluvia, bosques y glaciares. Está tomando conciencia de nosotros al mismo tiempo que nosotros tomamos consciencia de ella, por extraño que parezca. Es difícil imaginar a una pareja más extraña: unos monos tecnológicos y un planeta que sueña. Sin embargo, la vida de cada uno depende del otro, y existe un sentimiento hacia este objeto inmenso y extraño, sabio, viejo, neutral, que está tratando de averiguar por qué sus sueños son tan atormentados y por qué todo está fuera de equilibrio.
    Terence McKenna

    ResponderEliminar
  17. Cornelivs, creo que echábamos en falta una reacción, una sacudida en la indolencia, para eso surgió el Manifiesto por la Solidaridad. El movimiento ha surgido ilusionado, torpe, inexperto y no-violento. No me siento con autoridad para juzgarlo, prefiero participar aportando lo poco que pueda.

    ResponderEliminar
  18. tula, en mi opinión, si existiera una mente planetaria al margen de la humana, sería muy diferente a la nuestra. Podría haber pensamientos que tardaran siglos en elaborarse, o que fuese una inteligencia autista pues suponemos que no ha tenido con quien comunicarse fuera de sí misma.
    Sea como sea, nosotros somos conscientes de su existencia, como lo somos de la nuestra.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...