jueves, 15 de septiembre de 2011

La tormenta perfecta


Se dice que la tormenta perfecta es aquella formada por factores que por sí mismos no son necesariamente destructivos pero combinados tienen consecuencias catastróficas.
La tormenta a la que nos enfrentamos podría ser mucho mas: la confluencia de varias tormentas perfectas. Afrontamos un conjunto de amenazas que consideradas individualmente ya tienen poder por sí mismas para producir la catástrofe. Crash oil, cambio climático, crisis de biodiversidad y superpoblación se ciernen sobre nuestro futuro inmediato, mientras que nosotros solo vemos, o solo queremos ver, como el todopoderoso dinero nos envuelve en una especie de traca final, de despedida anunciada para la era de la estupidez.

Oil Crash

La energía es el elemento indispensable que nos permite modificar el mundo físico. Desde el descubrimiento del fuego, pasando por la revolución industrial hasta llegar a nuestra época, la historia del progreso material y tecnológico es la historia del mayor crecimiento en el consumo de energía en todas las civilizaciones conocidas. Solo una ciega arrogancia nos impide reconocer que todo nuestro poder es dependencia de la energía. Porque la energía no se puede inventar y todo nuestro mundo tecnológico se derrumbará sin la energía necesaria para mantenerlo.
Lo que hace al crash oil la primera amenaza es su inminencia, pues estamos inmersos en el declive de la producción mundial de petróleo. Todo el mundo piensa en los queridos automóviles cuando se habla de crisis del petróleo. Pero deberíamos preocuparnos antes por nuestra alimentación. Plaguicidas y fertilizantes han conseguido rendimientos por unidad de superficie muy superiores a los que se obtenían por medios tradicionales, pero a costa de multiplicar el consumo de energía, casi en su totalidad proveniente del petróleo. Se calcula que por cada caloría de alimentos que obtenemos en nuestro modelo productivo, se gastan diez calorías provenientes de combustibles fósiles. En un modelo económico basado en la desigualdad y el monetarismo, el hambre llegará antes a la gente que a los coches.

Cambio climático
Lo que discuten actualmente los científicos no es si el cambio climático es una realidad, o si está provocado por nuestro modelo económico. Lo que se encuentra en discusión es si hemos atravesado o no, el punto de no retorno. Lo que se discute, es si hemos atravesado el impreciso umbral a partir del que el sistema climático global se desestabilizará de forma irreversible y se iniciará una reacción en cadena sobre la que poco podremos hacer. Aunque los cambios y los efectos económicos ya son evidentes y se pueden cuantificar, parece que como civilización somos incapaces de reaccionar de forma inteligente ante un problema tan sencillo: para salir del pozo lo primero es dejar de cavar.

Crisis de biodiversidad
En 1997 un equipo de economistas y científicos ambientales intentaron medir en términos económicos los servicios que nos presta el medio natural. Resultó que alcanzaba casi el doble del Producto Interior Bruto del conjunto de países del mundo. La abundancia de energía barata que ha supuesto el petróleo nos ha permitido sustituir algunos de estos servicios, mientras que otros recursos como la pesca están siendo saqueados y esquilmados hasta dañar de forma irreversible los ecosistemas que nos proporcionan esta riqueza. Si a eso añadimos los daños producidos por la contaminación y la agricultura intensiva, nos encontramos ante una situación insostenible y en buena medida irreversible. Estamos quemando las naves que nos puedan llevar de regreso al camino de la sensatez.

Superpoblación
Si bien es cierto que en el mundo hay recursos suficientes para alimentar a toda la población existente, también es cierto que en absoluto se puede sostener el modelo de consumo de los países desarrollados para los 7000 millones de habitantes que podrían estimarse actualmente. Mucho menos, si la población mundial sigue creciendo de forma exponencial. Solo la liberación de la mujer, de tal forma que pueda elegir entre dar a sus hijos una vida digna o simplemente tener muchos para alimentar el fuego de las guerras, podría darnos una autoregulación demográfica.
La FAO estima en 840 millones la cantidad de personas que pasan hambre en el mundo. El 80% de la población mundial vive con el 20% de los recursos, mientras el restante 20% de la población acapara el 80% de la riqueza.
Si todos consumiéramos como un estadounidense medio serían necesarios 5 planetas como el nuestro. Parece muy claro que la falta de seguridad alimentaria es ante todo un problema de injusticia, pero si se aplaza la contención del crecimiento demográfico, tarde o temprano se terminaría convirtiendo en un problema irresoluble.

Y la crisis económica... ¿que?
Pero el mundo solo mira lo que ocurre en "los mercados". La economía ha llegado a tal grado de especulación que la confusión entre valor y precio, realidad y ficción económica, es absoluta. Hemos acabado creyendo que el dinero mueve el mundo, pero lo cierto es que se limita a convertir la riqueza en un residuo sin vida. Hablamos de salvar el planeta como si pudiéramos vivir en la Luna. Pero nosotros somos el planeta y su grito será nuestro grito, su futuro nuestro futuro y su dolor estará tejido por el sufrimiento de cada ser vivo, de cada ser humano.

Se acerca la tormenta perfecta, ha llegado la hora de mojarse.

10 comentarios:

  1. Cualquier cosa que añada lo estropearía. Impecable.
    Salud, saludos y buenos alimentos.

    ResponderEliminar
  2. Llegados a esta situación que nos supera, lo mejor es que "la tormenta perfecta" llegue cuanto antes. Lo único que nos puede salvar ahora mismo (a nosotros, al Planeta) es una revolución. Todos debemos mojarnos y espero que algunos no sobrevivan y me refiero a especuladores y a todos los que se han enriquecido a costa de la pobreza de los otros.
    Es necesario otro sistema más respetuoso con el medio ambiente y más justo y ético para que la humanidad siga creciendo y no me refiero a crecimiento demográfico, sino ético...
    Muy interesante este post

    ResponderEliminar
  3. @JL Salgado
    Gracias por la apreciación. Espero sin embargo que podamos añadir muchas cosas mas, especialmente propuestas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. @GINEBRA
    Yo también pienso que lo mejor es que la tormenta empiece cuanto antes, quizá así tengamos alguna posibilidad. Porque quedar atrapados en la indolencia mientras todo se derrumba sería morir de estupidez.
    Es la hora de crecer como seres humanos. Crecer cualitativamente en busca de la sensatez colectiva.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hay que capear el temporal, porque siempre que llovió...paró.
    saludos

    ResponderEliminar
  6. @ Omar(enletrasarte//masletrasarte)
    Siempre que llovió... paró, pero en el camino quedaron los ahogados.

    ResponderEliminar
  7. La crisis financiera que vemos es solo la punta del iceberg. La especulación ha llegado a un punto que lo devora todo. Tenemos que parar esto. El poder lo tienen unos pocos, muy pocos. Y sin nuestro consentimiento no pueden hacer nada, al menos en la democracia que nos queda. Como bien dices tenemos que mojarnos. Todos. Vamos a dejar las diferencias a un lado y aprovechemos la coyuntura para protestar y exigir. Pero también para ser responsables en nuestros hábitos y consumo. El tiempo juega en contra nuestra.

    ResponderEliminar
  8. Se ha confundido valor y precio; el sistema lo ha converido todos en mercancia.
    De acuerdo: el futuro del planet es "nuestro futuro" y el dolor de todos los seres que lo habitan debe ser nuestro dolor.
    "Ha llegado la hora de mojarse".

    ResponderEliminar
  9. @Carlo
    Completamente de acuerdo. No debemos confundir el síntoma con la enfermedad. Nuestro modelo económico no está pasando un resfriado, es un cáncer en fase terminal.

    ResponderEliminar
  10. @Juliana Luisa
    Confundir valor y precio no una cuestión moral es un error de perogrullo que podemos pagar muy caro. Lo peor es que lo mas grave de las consecuencias queda para nuestros jóvenes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...