lunes, 7 de enero de 2013

Leyes del hombre. Leyes de Dios. Leyes de la Naturaleza.

Con el avance del neoliberalismo económico se están imponiendo en el mundo las teocracias económicas, donde Dios y el dinero reparten dividendos y competencias. El propio sistema monetario está basado en dinero "fiat" sin respaldo material alguno, dinero respaldado tan solo por la confianza, por la fe. La disciplina económica tal y como hoy la conocemos tiene mas de religión que de ciencia. Pero los milagros económicos devuelven ahora una realidad de desastre, las burbujas estallan o se desinflan, mientras sigue el bombardeo del marketing contra todo asomo de cordura, quizá porque el suicidio duele menos que afrontar la realidad con sensatez.

LAS LEYES DEL HOMBRE
Las leyes del hombre son caprichosas. Lo que en un país puede ser un derecho, en otro puede ser un delito castigado con la pena de muerte. Ocurre por ejemplo con la homosexualidad. En algunas legislaciones se niega a la mujer el derecho a la propiedad, salvo como objeto poseído. La libertad de expresión o reunión te puede llevar a la cárcel o a la ejecución en muchos países. Con la deificación del Mercado, nuestro modelo económico establece como dogma y tabú el crecimiento económico infinito, la ley del dios por encima de la ley de la Naturaleza, la economía por encima de la termodinámica y la ley del hombre por encima de todas. Hablar de economía es como hablar de religión, es hablar de creencias y de dogmas. La desregulación de los mercados es un acto absoluto de fe y de sumisión, dejando exentos de responsabilidad a quienes mayor poder económico tienen.

LAS LEYES DE DIOS
Dios fue creado por obra y gracia de la testosterona. Nuestra precaria mente de simio se vio en la necesidad de interpretar el funcionamiento de la Naturaleza y lo hizo a partir de lo conocido, y lo mas conocido para el ser humano es el propio ser humano y el tejido social en que se desenvuelve. Cada civilización y cada cultura tiene sus propios dioses. En sus paraísos podemos encontrar cohortes de vírgenes a quien desflorar, banquetes interminables o el amor de un padre. Los infiernos sin embargo se parecen mucho mas los unos a los otros: cualquier tipo de tortura que podamos imaginar sin posibilidad siquiera de refugiarse en la muerte. El dios Mercado no podía ser menos, sus paraísos fiscales son conocidos en todo el Orbe y la destrucción a la que somete a todo el planeta nos lleva de camino al colapso de nuestra civilización.
Las leyes de Dios suelen ser la extensión de las leyes del hombre pero blindadas contra todo razonamiento. Sin embargo la fe sigue obteniéndose por los mismos medios de siempre, el miedo, el engaño y en última instancia, la eliminación de la disidencia. Es lo que termina llevando a una endogamia ideológica que genera malformaciones y con frecuencia la atrocidad.

LAS LEYES DE LA NATURALEZA
A diferencia de las leyes del hombre y las leyes de sus dioses, las leyes de la Naturaleza son insobornables. No encontramos en la Naturaleza abogados, jueces ni fiscales, no hay mazmorras ni castigo por infringirlas, no hay policía ni carceleros. No hay economistas, no hay gestores. Pero sin pensarlo demasiado, y puesto que quien no tiene otra herramienta mental que un martillo aborda todos los problemas como si fueran clavos, a través de la religión el hombre ha situado al frente de la Naturaleza a un dios todopoderoso.
Sin embargo lo que realmente diferencia  las leyes de la Naturaleza es que no pueden ser infringidas, se cumplen si o si. No hay castigo  por intentar volar, pero si te arrojas sin paracaídas desde una gran altura el resultado es bastante previsible.
Solo un mono estúpido cortaría la rama en la que se haya subido. Ese simio es el ser humano.
La ciencia sirve a los gobiernos de toda clase pero las leyes de la Naturaleza no se dejan influir por ninguno. Parece lógico pensar que todas las constituciones y gobiernos las tuviesen en cuenta, pero no es así. Vivimos bajo el dogma de que el Mercado multiplicará los panes y los peces, y que la Naturaleza solo es el necesario felpudo donde limpiarse sus pies de barro.

22 comentarios:

  1. NO podría haberse expresado más claramente ni mi persona podría estar más de acuerdo. Bsss.

    ResponderEliminar
  2. Ahh que con tu permiso te enlazo.

    ResponderEliminar
  3. El mérito no es estar de acuerdo; el mérito es haberlo expresado tan bien. El ejercicio de síntesis suele ser el más complicado del mundo.

    Si Dios existe estoy casi seguro de que tiene más que ver con la naturaleza que con el dinero o que con el propio Dios según la concepción humana occidental. (Bueno, la que acabó triunfando, que ya sabemos que habían otras...)

    ResponderEliminar
  4. Hasta que la naturaleza se harte, como organismo vivo que es, y nos devuleva nuestras putadas hacia ella una detrás de otra en forma de desastres naturales y nos vayamos todos a la mierda, que sería, por otra parte, el sitio idóneo para esas leyes y Mercados...
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. @ emejota
    Gracias por tu apreciación y por tu enlace.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. @ Eastriver
    Si Dios existe no lo veo limpiando la basura del mundo, ni multiplicando los panes y los peces para que cuadren las cuentas de tanto estafador.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios esta en todas partes;para aquel que le buzca le ama y honra.se nota el poco conocimiento que tienes de ti misma; en la forma que te expresa muestra el pico amor que tienes hacia ti
      Cuando encuentres el amor conoceras a Dios y tu verdadero proposito en este mundo

      Eliminar
    2. Dios esta en todas partes;para aquel que le buzca le ama y honra.se nota el poco conocimiento que tienes de ti misma; en la forma que te expresa muestra el pico amor que tienes hacia ti
      Cuando encuentres el amor conoceras a Dios y tu verdadero proposito en este mundo

      Eliminar
    3. Te descubro ahora, Camino a Gaia, después de unos cuantos años, y me sorprenden agradablemente tu visión global, tu oentración analítica y tu capacidad de síntesis y de buena escritura. Huelga decir que estoy de acuerdo. Te felicito.

      Eliminar
  7. @ Ginebra
    Me temo que ese es un proceso que ya ha comenzado. Por lo pronto el crecimiento económico global se ha terminado. Nos queda el canibalismo o la solidaridad. Los mercados apuestan por el canibalismo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola: no había entrado nunca en tu parcela, y veo que sintetizas y te expresas de manera clara y certera.
    Genial. Estoy de acuerdo absolutamente con todo lo que dices.

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  9. Tanto las leyes de Dios como las de los hombres son creencias, las leyes del universo son un hecho, las sufrimos pero no nos pertenecen, ni es posible obviarlas.
    El hombre a creado leyes para poder manipular y conseguir que deleguemos en otros nuestras decisiones, tenemos averiado el centro de decisiones y así nos va.
    Excelente entrada que nos lleva a reflexionar sobre todo y el TODO:
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. y me temo que en Dios solo creen cuando les viene bien para el dinero...

    ResponderEliminar
  11. @ Monserrat Sala
    Bienvenida al blog. Me alegro de que te guste.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. @ tula
    Podemos tomarnos las leyes que rigen el universo como algo que nos ata, pero sin esas leyes no habría estructura. A veces pensamos que nuestra imaginación puede llegar mas lejos, pero por lo general se queda corta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. @ Pedro Ojeda Escudero
    Me temo que recurren a Dios para justificar lo injustificable.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Excelente artículo. No tengo nada que añadir, ni quitar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Ese simio avanzado que es el hombre, además de soberbio e ignorante, se cava su propia tumba por no respetar el medio que lo acoge.
    Una magnífica entrada, Camino, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Impresionante exposición que refleja fielmente mi propia opinión .
    Al final la propia Naturaleza se nos sacudirá de encima si no rectificamos .
    Sobre todo me quedo con la frase:
    Solo un mono estúpido cortaría la rama en la que se haya subido.

    ResponderEliminar
  17. Unos 60 millones de años son los que lleva el hombre en la tierra, millón arriba millón abajo, seguramente dentro de otros 60 millones a la tierra se le habrá pasado este catarro provocado por el virus del hombre, y si no el universo colapsará y todo vuelta a empezar.

    Interesante como siempre. Siempre es interesante escuchar (leer) nuevos puntos de vista. Gracias por compartirlos

    ResponderEliminar
  18. Muy buen artículo, expones la solidaridad como solución, justo lo que yo propongo en mi penúltimo artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Perdón, quise escribir "penetración analítica".

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...