jueves, 27 de octubre de 2011

Decrecimiento versus recesión-depresión.


Lo que nos dicen los datos de huella ecológica, los tres o cinco planetas que necesitaríamos para seguir con nuestro modelo de vida, es que hemos superado con creces los límites de la sostenibilidad. Seguir hablando pues de desarrollo sostenible solo valdría para aquellas zonas del planeta donde la población aún cuenta con margen para ese desarrollo material.
El problema es que también hemos absorbido sus recursos y le hemos "regalado" generosamente toda nuestra contaminación y los problemas asociados al cambio climático. La globalización ha supuesto el saqueo de los recursos allá donde los hubiera y el uso de los países pobres como basureros.

La riqueza generada tiene sin embargo un componente especulativo que una vez desenmascarado, nos devolverá una realidad devastada. ¿Qué ocurrirá con los miles de millones de automóviles de automóviles cuando el petróleo alcance precios desorbitados, qué valor tendrán? ¿Qué valor tendrán las infraestructuras pensadas para un mundo con petróleo barato y energía abundante, los flamantes aeropuertos, carreteras, autopistas...?
Ya oímos hablar sin tapujos de recesión económica y pronto se hablará de depresión. Sin embargo incluso los periódicos tratan el problema de la insostenibilidad energética en el apartado de "sociedad" o "vida y artes" como si la economía fuera lo que realmente es, una disciplina ideológica que recurre al adjetivo de ciencias para intentar prestigiar el castillo de naipes que está a punto de venirse abajo?
Hagámonos otra pregunta. ¿Como es posible que mientras la destrucción del planeta avanza a un ritmo cada vez mayor, la economía mundial siga creciendo? ¿No será que como en el mito del rey Midas estemos convirtiendo en dinero todo lo que necesitamos para vivir?
Tarde o temprano, llega la hora de la verdad.

Con la llegada del pico del petróleo y el comienzo del declinar en su producción, el decrecimiento económico no es algo que podamos elegir, es algo inevitable. Las propuestas de decrecimiento voluntario son paradójicamente la opción menos drástica y la mas sensata, el intento de un aterrizaje forzoso en la angosta pista de una economía del estado estacionario, la única salida para evitar el colapso general y la caída estrepitosa de este capitalismo, que aún agotado el combustible del crecimiento económico, se empeña en volar aún mas alto, en recuperar "la senda del crecimiento" sustituyendo la negra sangre de los dinosaurios por otra sangre caliente y roja, la de los seres vivos que pueblan el planeta y la propia sangre del ser humano.

14 comentarios:

  1. Me encuentro en un momento de sentimientos encontrados.
    Por un lado siento que el modelo se ha caido varias veces y ahora agoniza, todos sabemos que es un modelo de exclusion que deja a muchos afuera, sufriendo y muriendo. Pero por otro lado eso me produce un miedo egoista, que me hace pensar ¿Y ahora què? Què va a pasar con nosotros, nuestros hijos, como se sigue si finalemnte el capitalismo cae?

    ResponderEliminar
  2. Cada vez entiendo menos de estas cosas y c reo que prefiero no saber,Un abrazo querido Camino.

    ResponderEliminar
  3. @Carolina
    Me temo que la caída del capitalismo es inminente, no creo que vaya mucho mas allá de dos o tres años, aunque probablemente el colapso financiero global se produzca antes, es posible que en el año próximo. La agonía sin embargo puede durar mucho más porque no tenemos modelo de repuesto y en buena medida se han quemado las naves que nos permitían volver atrás. Pero muchos economistas y científicos hace tiempo que anunciaron la catástrofe. Eso hace que las alternativas existan desde hace mucho tiempo, que aún sea posible pilotar un aterrizaje forzoso, y hay que empezar por evitar la exclusión social, sustituir la competencia por la colaboración, porque si no avanzamos en el camino de la solidaridad pronto se romperá el contrato social para demasiada gente, y superado un determinado umbral nos veremos envueltos en una violencia suicida.

    ResponderEliminar
  4. @ m.eugènia creus-piqué
    Me temo que la ignorancia no nos servirá de mucho. Todos tenemos miedo a los cambios, pero cuando son inevitables lo mejor es aceptarlos y vivirlos como oportunidades.

    ResponderEliminar
  5. cual muchas otras formas de comunidad económico-social humana, por ejemplo feudalismo, el capitalismo va camino a su desaparición (por lo menos en la forma que lo concebimos)
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Camino a Gaia:
    Vivimos en una época un tanto atípica, mi comentario al respecto es tan extenso, que he tenido que públicar dos libros, y estoy terminando un tercero. A mí modo de ver nos están pisando y la reacción al pisotón empezó en Tunez, seguido de Egipto, Síria, luego llegó a España y de aquí se ha extendido al mundo entero. Esta revolución la veo como el principio del fin.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. en verdad todo esto me da bastante miedo. El cambio es siempre el mismo: los pobres cada vez mas pobres y los ricos cada vez mas ricos

    ResponderEliminar
  8. El desarrollo sostenible no se sostiene porque es desarrollo.No hay otra salida que el decrecimiento porque como bien dices los recursos y los basureros son limitados. Es evidente. Ahora África hace de estercolero pero ¿Y mañana?¿Donde echan la basura los africanos ¿En Europa o Estados Unidos?¿Como podemos concebir la tierra como un cubo de basura? Este camino solo lleva a la auto-destrucción.

    ResponderEliminar
  9. @ Omar(enletrasarte//masletrasarte)
    Tenemos la peor forma de capitalismo en el peor de los momentos.Aunque en realidad no se si esto facilitará el cambio o lo hará mas sangriento.

    ResponderEliminar
  10. @ Juan Antonio
    También creo que es el principio del fin.Titulas bien uno de tus libros "La extinción que viene"

    ResponderEliminar
  11. @ Carolina
    Eso es lo peor que tiene el actual sistema económico, la injusticia y la estupidez.

    ResponderEliminar
  12. @ Carlos Fontan
    Completamente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  13. Me queda una minúscula esperanza de que seamos capaces de enderezar tanto mal sobre el planeta. Deseo ser positiva, no dejarme caer en el pesimismo que la inteligencia me prescribe. Ya lo decía Antonio Gramsci: frente al pesimismo de la inteligencia, el optimismo de la voluntad.

    ResponderEliminar
  14. Del porcentaje total de emisión de CO2 a la atmósfera proviene del tráfico rodado.
    Cada vez más coches y más usuarios esperando a tener su carné.
    ¿cuándo se sustituirán los motores de explosión de forma obligatoria por otros eléctricos menos contaminantes?.
    Si no están en el mercado es porque a alguien (a algunos) no les interesa.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...