sábado, 15 de mayo de 2010

Huyendo del Cielo




- Dime Ana ¿qué sabes de Dios?
- No sabría decirte en cuantas mentes existe Dios, ni cuantos seres humanos necesitan proyectar su ego en otra vida para dar sentido a su existencia. Ansiamos repetir lo que somos, y no lo vemos a nuestro lado replicado por millones en todas la formas. Debemos hacer grande nuestro corazón para que quepa en él un atisbo de tanta belleza.
En las mentes donde vive Dios, esta vida solo es un trámite y los ríos, los mares y la vida están destinados al Apocalipsis. En su paraíso, la desobediencia es el peor de los delitos. Dios exige la sumisión y abomina de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
En este país, el fascismo puso a su disposición millones de niños para ser alienados. Y la Iglesia bendijo los crímenes y alentó los escuadrones.
Con un infierno donde se tortura sin medida, con condenas a perpetuidad por desobediencia y con juicios sumarísimos sin garantías, no creo que ningún tirano pueda hacerle sombra. En el Reino de los Cielos, solo pueden entonarse alabanzas al Señor. No hay libertad de expresión.
Solo espero que Dios tenga al menos algo de palabra, respete la libertad que me concedió y me permita amar la vida, amar a mis semejantes y morir sin Cielo. Si algún premio merezco, que quede para los que vivan después, en este mundo.

34 comentarios:

  1. ¡que nos ayude! y nos ayude a alumbrarnos para salir de este infierno cada vez mas caliente!

    ResponderEliminar
  2. no necesito a ningún dios y mucho menos a este déspota

    ResponderEliminar
  3. ¿No se confunde a Dios con iglesia?

    ResponderEliminar
  4. Dios es la Libertad hecha palabra.
    Mente y corazón unidos
    para darle la vienbenida.




    Un abgrazo.

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso final de comentario. Lo suscribo. Llevo bastante tiempo declarándome atea en mi blog y razonándolo sin acritud con la intención de colaborar en el barrido de la angustia en los corazones atemorizados e interrogantes. No se si lo consigo, pero la intención es buena, absolutamente cristiana, valga la paradoja.
    Ya no juzgare a nadie, que todos tienen sus tremendos motivos para actuar como lo hicieron, y entiendo que los creyentes se sienten despojados de su máximo baluarte, lo cual tampoco es bueno.
    Para dejarlo en tablas ¿se podría decir que lo que uno llaman Dios, otros llamamos principio de armonía universal? Cada uno le de los atributos del género que sea, conforme al color de sus emociones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Roxana, necesitamos de un sueño para salir de esta pesadilla.

    ResponderEliminar
  7. Felipe, no necesitamos a ningún dios, pero los creyentes jamás aceptarán nuestra libertad, nos tentarán con su Cielo y nos perseguirán con su infierno.
    No se elige ser víctima. Como bien sabemos, para que exista condena no es necesario un crimen, es suficiente con que exista un juez como Varela.

    ResponderEliminar
  8. Hola Joan, no creo que en este texto se confunda a Dios con la Iglesia. Las principales religiones monoteístas comparten la creencia en un paraíso tras la muerte para los creyentes y el correspondiente infierno para los no creyentes. Detrás de las dulces palabras, llegan las amenazas mas feroces:

    "...Quien desobedezca a Allah y a Su Mensajero [y no crea en Él], sepa que el fuego del Infierno le espera y que será castigado eternamente en él." Corán 21:23

    Según Agustín de Hipona los niños no bautizados, aunque privados del Cielo, sufrían menos en el infierno que los adultos no bautizados.

    No es en absoluto exagerado decir que "Dios exige la sumisión y abomina de la Declaración Universal de los Derechos Humanos"

    ResponderEliminar
  9. Olga y Carles, no conozco al Dios de la libertad pero amo la libertad, no conozco al Dios del amor aunque añoro como todo ser humano ese sentimiento. Pero en la religión amor y sometimiento vienen a ser la misma cosa.

    ResponderEliminar
  10. Hola emejota, creo que es amargura y prevención lo que impregna las palabras de Ana. Ella sabe muy bien lo que es la impunidad. Dios existe en la mente de muchas personas. Así, para entender su desgracia o el motivo por el que fueron agredidas, incluso las víctimas tienden a interiorizar un sentimiento de culpa. Fueron violadas porque "se mostraron provocativas", recibieron una paliza del marido borracho porque "lo ofendieron sin saber en qué" o recibieron un tiro en la sien y acabaron enterrados en una cuneta por ser maestras y un fascista decidió que no pertenecían al bando ganador.
    Mucha gente interioriza que para ser víctima es necesario haber cometido algún pecado: Dios premia a los buenos y castiga a los malos.
    La complicidad tiene un argumento: si has sido víctima, algo habrás hecho.
    Con argumentos muy parecidos se ha condenado al juez Garzón. Si ningún otro juez había escuchado a las víctimas, su decisión de prestarles oído dejaba a sus compañeros como prevaricadores. Puesto que son mayoría, han decidido condenarle por ese delito.

    ResponderEliminar
  11. emejota, ¿se podría decir que lo que uno llaman Dios, otros llamamos principio de armonía universal? Puede ser. Pero a mi no me ofende ni me preocupa en absoluto, que otra persona tenga otras creencias o puntos de vista. Eso es enriquecedor. Pero la religión es intrínsecamente intolerante. Te remito a las citas con que he respondido a Joan. En España fascismo y religión han sido la misma cosa. El partido nazi se decía nacional-socialista. En España el fascismo se llamaba nacional-catolicismo.

    ResponderEliminar
  12. No creo en el cielo, ni el infierno, ni en estos religiosos que se escudan tras un Dios, pero si creo en Dios, en un Ser que vive en mi y es Amor, a él le rezo y es él quien me guía, no conozco más ley que el Amor.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  13. El camino es la honestidad, la generosidad, la sonrisa. Me gusta como escribes, lo que escribes, los matices, el fondo, el diálogo. Está vivo y es muy cercano.

    ResponderEliminar
  14. A estas alturas ya debería estar claro que deberíamos vivir sin Dios. Y contra los dictadores que nos intenten gobernar en su nombre.

    ResponderEliminar
  15. Curiosamente hoy mismo comentaba alguna anécdota de mi infancia sobre como me presentaron el infierno en pleno nacional-catolicismo.

    Recuerdo una que, por su crueldad, me es especialmente repelente.

    Resulta que en el infierno había sillas con clavos al revés, es decir para producir daño, dolor.

    No me explico en qué mente retorcida se pudo generar semejante villanía, semejante ofensa a la inteligencia.

    Me da la impresión de que, en el fondo, a lo largo de los años hemos ido creando un dios a nuestra imagen y semejanza. Cruel, bárbaro, rencoroso, sanguinario, colérico, represor.

    En fin, no culpemos a dios de lo que es creación humana.

    saludos y, por cierto, estupendo comentario

    ResponderEliminar
  16. Cada quien debe elegir como vivir y como morir; la vida es individual a pesar de ser comunitaria. Cada quien debería elegir su camino, si se equivoca sería solamente culpa suya.
    Me gustó mucho la claridad de tus conceptos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Cada cual que viva con su vida,con sus creencias, con sus emociones,con su dios particular si lo tuviere y que mire al norte con la dignidad que le honra. Un saludo

    ResponderEliminar
  19. La vida sin ese dios de los Cristianos, sería más limpia cuanto menos. Un aplauso para ese deseo de compartir premios con los que puedan merecer y necesitar en esta vida.
    Saluds

    ResponderEliminar
  20. Hola Angeles, existen pocas personas como tú, que vivan su religiosidad desde el respeto y la aceptación de los demás, y no desde la condena a aquellos que piensen diferente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Eastriver: compartimos el camino de la honestidad, la generosidad y la sonrisa. Y lo buscamos sin temor al infierno, sin ambicionar el Cielo. Nos basta la belleza que dejan a su paso en nuestro ser.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Hola Pedro Ojeda, Vivir sin Dios y sin tiranos. Sin amor a mano alzada.

    ResponderEliminar
  23. Txema, como bien dices, hemos creado un dios cruel y déspota. Si realmente el ser humano necesita alguna deidad, ¿por qué no la creamos con lo mejor de nosotros?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Daniel, coincido contigo, cada quien debe elegir como vivir y como morir, la libertad está para eso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. De acuerdo contigo Angela, que nos honre nuestra dignidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Hola Pinto, nuestra vida adquiere todo su sentido cuando se orienta hacia los demás y hacia la naturaleza. Ahí encontramos la continuidad de nuestro ego y nuestra existencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Yo intercambiaria el papel de Ana con el de Gaia

    ResponderEliminar
  28. Lo más terrible es que el concepto de "dios" lo han acaparado una panda de adeptos al poder y tiranos de las conciencias.
    La idea de "dios" no me espanta, se da en todas las culturas y en todos los tiempos, bien sea como un reflejo de nuestras propias pasiones (griegos y romanos), bien como el mandamás de la naturaleza (culturas primitivas) o bien como un límite ético que impide que nuestra libertad dañe a la del vecino (algunas religiones modernas, siempre en su aspecto ético y no coercitivo).
    Los que se autoproclaman sacerdotes de ese dios, o simples voceros celestiales, son los que tienen peligro, querido amigo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  29. "...Cuanto más engrandece el hombre a Dios, más se empobrece a sí mismo. El hombre proyecta en un ser ideal e irreal sus cualidades, negándoselas a sí mismo. De este modo, reserva para sí lo que en él hay de más bajo y se considera nada frente al Dios que ha creado..."

    Por supuesto no es mío, es de un señor bàvaro que se llamaba Ludwig Andreas Feuerbach y no tenía un pelo de tonto...y la historia nos demuestra que tenía más razón que un santo, y que los períodos históricos en los que la idea de Dios ha estado más presente socialmente han sido los más negros para ell progreso humano. Por eso, cualquier intento de volver al medievo, ya sea obligando a llevar el velo o emprendiendo cruzadas contra los que obligan y las que lo llevan ( un ejemplo cualquiera) desprenden un horroroso tufo teocrático.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Capitan Planeta, todo se andará. Por ahora Gaia escucha.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Bienvenida de nuevo Isabel, todavía recuerdo una conversación con un sacerdote cuando me dijo que si Jesucristo no hubiese resucitado él no sería creyente. Me quedé perplejo y le comenté que en el evangelio había ideas que por sí mismas, eran lo suficientemente hermosas como para luchar por ellas. Me contestó que sin la resurrección, sin esa prueba de poder divino, el resto del mensaje carecía de valor.
    En la adoración a dios existe un indisimulado culto al poder. Yo pienso que es eso lo que degenera el sentimiento religioso.

    ResponderEliminar
  32. Hola fritus, el ser humano ha sido sometido a la esclavitud por el propio ser humano durante miles de años. Supongo que en la mente de muchas personas todavía se mantiene la necesidad de tener un amo.

    ResponderEliminar
  33. Alguna vez lo he dicho y aunque me repita más que el ajo, lo diré otra vez:
    Para todos los "seguidores de domas de fe": si el demonio existe, siglo tras siglo, ¿qué vidas serían sus predilectas para corromper?. Pues aquellas que le hagan el trabajo, es decir, la curia eclesiástica, los pastores, rabinos, hombres santos, etc.
    Ahora bien, yo no me considero ateo, ni agnóstico, aunque mi concepto de Dios es un poco extravagante, lo reconozco, ya que este concepto nos engloba a todos nosotros, o mejor dicho, es TODO. Y sí, también es el DEMONIO. Aunque siempre puedo estar equivocado, ¿será cuestión de tener fe?. :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. @ ibso
    Pienso que en términos de conocimiento la religión es un intento para abordar el TODO, por eso lleva implícito el sentido de la trascendencia, o lo que es lo mismo, la superación de nuestro propio horizonte existencial tanto en el espacio como en el tiempo. Sin embargo, partimos de aquello que conocemos, por eso nuestros dioses, nuestros cielos y nuestros infiernos, están hechos a imagen y semejanza de nosotros mismos y de nuestra cultura. Pueblos guerreros tienen dioses guerreros, pueblos pacíficos dioses fértiles y creadores.
    Pueblos donde rige el patriarcado tienen dioses machos. Cielos donde se premia con un banquete o con una bacanal con 70 vírgenes. Hay para elegir según la cultura. Todas las religiones se consideran a sí mismas como las únicas verdaderas y al resto equivocadas y merecedoras de ser erradicadas. En suma, intolerancia y predisposición al genocidio.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...