lunes, 24 de octubre de 2016

No en nombre de la Ciencia. Otra vez no.

Un engaño puede ser mas letal que un ejército. Cierre los ojos y piense en las primeras pseudociencias que le vengan a la mente. Es bastante probable que en este artículo descubra otras que ni tan siquiera pensaba que pudieran ser pseudociencias y que le atañen personalmente, a su futuro y al de los suyos.

Pero no vamos a hablar de acupuntura, homeopatía o cualquier otra práctica inocua de la medicina. Llevamos varios post hablando de la práctica no tan inocua del periodismo y la manipulación mediática, que pese a estar dearrollada por profesionales titulados en "ciencias" de la información no parece que hagan honor a la palabra ciencia. El prefijo "pseudo" está siendo cada vez mas utilizado. No sin razón, pues viene a indicar que algo es falso o está suplantando a algo. Quizá sea preferible el segundo significado, pues para distinguir esa suplantación necesitamos tan solo de una definición precisa y comprobar si aquello se ajusta a ella. Comencemos pues.

- Darwinismo social: 50 millones de muertos en la Segunda Guerra Mundial.
Las visiones supremacistas nazis de una raza aria superior, con derecho "natural" a ejercer el genocidio y la esclavitud, tomaban sus postulados de una interpretación pseudocientífica, tanto de la teoría de la evolución como de la genética. Actualmente está en pleno resurgimiento como parte del modelo económico neoliberal y los movimientos de extrema derecha en Europa. El darwinismo social da soporte ideológico al racismo y a las políticas económicas extremas del "dejar hacer". Se ha usado y se sigue usando para justificar todo tipo de discriminaciones, ya sea por motivos de cultura, raza, credo, escala social o sexo. También injusticias y asimetrías entre lo que el individuo aporta a la sociedad y los beneficios que obtiene de ella.

Una de las formas actuales del darwinismo social es el acaparamiento de tierras. Los millones de Has reconvertidas a la agricultura industrial sojera no estaban vacías ni de personas ni de agricultura. Millones de campesinos expulsados de sus tierras "por su propio bien" que ahora tampoco tendrán dinero con qué pagar sus alimentos. La soja se planta para hacer piensos y para que así, en los paises ricos se pueda seguir degustando el entrecot de ternera.


Sin la garantía de igualdad de oportunidades, la competencia se convierte en una carrera donde "se parte las piernas" a la mayoría de la población. No es un balance que mejora a sus individuos sino que los degrada.
¿Qué podemos pensar de una sociedad donde el 90% son perdedores? Posiblemente que se está dando la explotación del ser humano y que la casi totalidad de la población es vista y se ve a sí misma como perdedora y fracasada.
Esclavitud. Pueblos elegidos. El darwinismo social es en sus formas, muy anterior a Darwin. Genocidios y exclavización habían sido justificados por la religión hasta entonces.
El objetivo de esta pseudociencia es justificar moralmente, mediante el supuesto de ley natural, la injusticia social, los genocidios y la esclavitud, presentándose a sí misma como liberadora. "La sociedad no existe, solo existe el individuo" Si una célula cancerígena pudiera dar un mítin en una campaña política para iniciar una metástasis, ese podría ser su eslogan publicitario.

Refutación:  Las sociedades, por definición, se establecen entre individuos cuando la cooperación representa una ventaja evolutiva. Esta aporta su razón de ser. No implica esto la ausencia de competencia, ni de individuos con actitud depredadora o antisocial. Es decir, casi siempre encontramos individuos, grupos de individuos o directamente castas sociales, que mantienen una asimetría entre lo que aportan y lo que reciben de la sociedad. Si no se disponen de los mecanismos sociales para evitarlo, terminan generando una casta de privilegiados que depreda o parasita sobre la mayoría. Para ello imponen una épica donde son los ganadores de un juego que pierde la sociedad.

------------------------------------

- Creacionismo: Llamado también diseño inteligente. Toma impulso en la década de 1960, auspiciado y financiado por el fundamentalismo cristiano en Estados Unidos. Sobre el papel, pretende demostrar la infalibilidad bíblica y anular las pruebas científicas de la evolución. Desde Lord Kelvin a Henry M. Morris, cuenta y ha contado con científicos que la defienden. Como el resto de las pseudociencias traídas aquí, el objetivo real, es usar un subterfugio para influir en legisladores y jueces. Su objetivo es que el relato bíblico se enseñe en las escuelas públicas o incluso, prohibir la enseñanza de la evolución. Se podría decir que van a por los niños.
Según un estudio para EEUU la mitad de los científicos son creyentes, aunque casi todos aceptan la evolución. En cuanto a la población, el porcentaje de creyentes llega al 85%. Las personas que creen en interpretaciones literales de la biblia podría estar en torno al 30%. Si a ello sumamos que en el protestantismo "solo la fe salva", no es de extrañar que el fundamentalismo religioso se exalte con cada tormenta. Bajo amenaza, se cree en Dios con mas ganas y fuerza. Tampoco es de extrañar que el mismo capitalismo esté imbuido de esa falta de responsabilidad frente a los actos, propia de la ética protestante.

Aunque existan  diferentes disciplinas científicas, (física, biología, química, ecología, etc.) esa división obedece a cuestiones prácticas de especialización, pero todo el conocimiento científico está imbricado. Introducir una modificación como el creacionismo implica también la necesidad de nuevas interpretaciones en el resto de disciplinas científicas. Nuevas pseudociencias.






La creencia, presentada como ciencia, de que el universo tiene solo 6000 años y el inmovilismo evolutivo, generan consecuentemente otras pseudociencias. Así tenemos el negacionismo del cambio climático, el origen abiótico del petróleo, la negación del pico del petróleo y agotamiento de recursos, el crecimiento infinito en un planeta finito, etc.
Versiones mas "evolucionadas" como el neocreacionismo renuncian a referencias bíblicas. El creacionismo tiene una enorme influencia en EEUU incluidos los círculos académicos y políticos. Su poder económico permite proyectar estas pseudociencias a través de una red de think-tanks hacia todo el mundo. Por desgracia, esa manipulación para imponer la descripción bíblica, solo conduce a una endogamia ideológica que hace del colapso una profecía autocumplida. Pero lo que ofrece el protestantismo, la falta de responsabilidad frente a las acciones, es demasiado tentador.

Refutación: El creacionismo hace una especie de ingeniería inversa del método científico: parte de dogmas y relatos bíblicos y busca los datos que lo confirmen. No se atiene al principio bien aceptado en el método científico: si un hecho contradice la teoria, se niega la teoría y no el hecho. El creacionismo prescinde de las pruebas, como antaño(y actualmente) la religión prescindía de los no creyentes. Solo cuando entendemos su objetivo comprendemos su estrategia.
------------------------------------

- Negacionismo climático: En el ranking de importancia como pseudociencia, el negacionismo climático podría ocupar la primera posición. Las cifras son escandalosas. Se calculan ya 26 millones de desplazados a causa del cambio climático y muchos mas los que se esperan. ¿Quien lo niega? Gente como Donald Trump aspirante a la presidencia de EEUU. Quienes mas contribuyen a él, pretenden eximirse a sí mismos de toda responsabilidad mediante descalificaciones y constantes campañas negacionistas. Eso dice mucho de su importancia como pseudociencia. El número de personas y especies a las que está afectando y afectará será practicamente todo el planeta arruinando el futuro de nuestros hijos y las generaciones venideras. No hay problema en ello para una religión filicida donde los chivos expiatorios son los propios hijos. Desde Abraham al mismo Jesucristo, el sacrificio humano impregna una ética donde los culpables pueden lavar su culpa derramando la sangre del inocente.

En esa carrera por eludir cualquier tipo de responsabilidad encontramos derivas realmente desquiciadas, como acusar a los homosexuales de la formación y recorrido del huracán Matthew. Es curioso que por contra, se niegue que el cambio climático pueda tener origen en la actividad humana.
Conforme las evidencias (fusión de los casquetes polares o glaciares) lo hacen innegable, el negacionismo climático se centra en negar su origen antropogénico. Es la cuestión clave para desligarse de las responsabilidades, incluidas las de no responder ante el saqueo del legado a los propios hijos.

Huracan Matthew.  ¿Ira de Dios?
Creacionismo, neocreacionismo o diseño inteligente. Con adecuadas campañas de marketing, pueden conseguir la paradoja de llevar a creer en la biblia, al menos en sus fundamentos básicos, incluso a personas que se consideran a si mismas ateas o agnosticas.
Refutación: Se encuentra muy bien organizado a través de una red de think-tanks, financiados por las organizaciones republicanas mas conservadoras de EEUU. Disponen de un verdadero ejército en las redes sociales donde inundan de comentarios negacionistas cualquier artículo sobre el cambio climático. Su objetivo no es convencer a la comunidad científica, sino introducir en la opinión pública la sensación de que existe falta de consenso científico y un grado de incertidumbre mucho mayor del que realmente existe. Intenta a toda costa eximir de responsabilidad, tanto moral como política, económica y penal, a quienes en mayor medida generan emisiones y contribuyen al desastre.

La composición actual de la atmósfera terrestre, muy alejada del equilibrio termodinámico, está influida y autoregulada por los seres vivos. Sin negar no obstante, que vulcanismo, cambios en la órbita e inclinación terrestres, etc también hayan tenido impacto en el clima.
Podemos encontrar algunos patrones en los planteamientos negacionistas:
Calentamiento global: Se basa en campañas de desprestigio y el uso constante de argumentos ad hominen (calentólogos). Este mensaje negacionista va dirigido a la población general. Quizá por ello confunde sin rubor calor y temperatura.
Cambio Climático: "Olvida" la velocidad a la que se están produciendo los cambios. Intenta presentar la Termodinámica climática como inexistente.  No incluye en sus análisis la interrelación de los seres vivos con el clima. A poco que profundicemos nos damos cuenta que los argumentos esconden un creacionismo subyacente.
Cambio climático desbocado: Superados los puntos de no retorno perderemos el control sobre la dinámica climática planetaria. Hasta llegar a esos puntos de no retorno, el clima aún estará en nuestras manos. Superados esos puntos, todos estaremos en manos del clima. Si tristemente llega ese momento, y parece que estamos en ello, veremos como la temperatura global sigue subiendo aunque hayamos disminuido las emisiones de gases de efecto invernadero. También veremos al negacionismo climático alardear de que ahora los estudios "demuestran" que el cambio climático no tiene origen antropogénico. Y lo veremos en grandes titulares. No faltará cinismo.

------------------------------------

- Principio del crecimiento infinito en un planeta finito: La cosmovisión de nuestro modelo económico alimenta la utopía de cargueros espaciales donde el mercado llega hasta el infinito y mas allá. El sueño de un nuevo colonialismo galáctico olvida que difícilmente podríamos vivir en planetas extraños y tremendamente inhóspitos cuando somos incapaces de conservar el propio. En ese impulso subyace el mensaje de los textos bíblicos del Génesis: "Creced y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se mueven por la tierra." Poco tiene esto que ver con la ciencia. Mas bien con la testosterona y el ansia de dominio.

Nuestro actual modelo económico asume el principio de la sustitución de los recursos según las leyes del mercado y no de su propia dinámica ecológica, lo que en ultima instancia implica suponer que las leyes y preferencias humanas, imponen un determinismo sobre las leyes de la Naturaleza. La mano invisible del mercado afronta ahora un pulso con la mano, también invisible, de la Termodinámica.

Refutación: Una creencia puede trasladarse mas allá de la religión que la genera y en este caso puede alcanzar a personas que se consideran agnósticas o incluso ateas. Una de las formas de identificar una pseudociencia es que contradiga algunos de los principios básicos bien fundamentados y suficientemente probados en el resto de disciplinas científicas. Las leyes de la Termodinámica se han mantenido firmes a pesar de las dos grandes teorías del siglo XX, la relatividad y la mecánica cuántica y contradicen la idea de un crecimiento sin límites.
------------------------------------

- Cientificismo: Se podría decir que el cientifismo es la creencia en la ciencia. No es tanto confianza en la ciencia sino negación de cualquier otra fuente de conocimiento. Podría parecer contradictorio incluirlo como pseudociencia. Quizá cuando vemos que el cientifismo es defendido desde "ciencias" como el creacionismo, el negacionismo climàtico o el mismo neoliberalismo, entendemos que estas pseudociencias lo usen como fuente de dogmatismo reclamando el principio de autoridad. Presentarse como mas científicos que nadie o mas escépticos que nadie, es una estrategia para que no se pongan en duda sus planteamientos.
Hace un uso interesado e injustificado tanto del determinismo como reduccionismo científico. Qué mejor manera de disfrazar una pseudociencia que mostrando una beligerante y desproporcionada defensa de la "verdad" científica.

Considerarnos extraños a la Naturaleza involucra un dualismo ajeno a la aventura de las ciencias y a la pasión de inteligibilidad propia del mundo occidental. Hoy creemos estar en un punto crucial de esa aventura, en el punto de partida de una nueva racionalidad que ya no identifica ciencia y certidumbre, probabilidad e ignorancia.

                                                               Ilya Prigodine. Nobel de Química 1977

Refutación: La forma de refutar el cientifismo es sencilla: realizando preguntas que la ciencia no pueda responder o abordar. Hay una pregunta muy sencilla: ¿para qué?. A pesar de su aparente simplicidad, esta pregunta resume los principios de la Teleología, rama de la metafísica que se refiere a los fines o propósitos de algún ser. Cuando oimos hablar de estudios sometidos a doble ciego, por ejemplo, estamos hablando de barreras en el método científico para evitar sesgos de intención, sean conscientes o inconscientes.

 La Teleología nos aporta criterios para distinguir entre ciencia y no ciencia. Nos habla sobre sus límites, sean estos mas o menos difusos. La política, la economía, la técnica o la religión, son disciplinas teleológicas, orientadas a un fin. Son éstas, en especial la economía, las que tienen en sus manos el timón de ese barco llamado ciencia. Son las que responden al "para qué" la usamos.

Pero además existen límites absolutos.
- El principio de indeterminación de Heisenberg pone límites a nuestra capacidad de conocer. En la descripción cuántica de la materia estamos limitados por el principio de incertidumbre.
- La velocidad de la luz es inmensa pero finita. Lo que pone límites a nuestra capacidad de acceder a zonas del espacio tiempo.
- El teorema de Gödel pone límites a nuestra capacidad de deducción lógica y esencialmente nos dice que no se puede decir toda la verdad y a la vez solo la verdad.
- Teoría del caos. Prigogine demuestra la existencia de la dinámica de lo intrínsecamente aleatorio.

------------------------------------

- Tecnicismo o tecnooptimismo: Desde sus orígenes, técnica y ciencia han caminado de la mano. Desde el telescopio de Galileo al acelerador de partículas del CERN. Sin embargo, hay diferencias bien definidas. Mientras la ciencia busca ampliar la frontera del conocimiento, la técnica busca dar un uso práctico a ese conocimiento. La técnica NO es pseudociencia, pero tampoco es ciencia propiamente dicha al contener el sesgo teleológico del utilitarismo. La técnica es el ¿para qué? de la ciencia. La teoría de la relatividad es ciencia. La bomba atómica es técnica. La genética es ciencia. Los transgénicos son técnica. Lo que sí es pseudociencia es presentar a la tecnología como ciencia, suplantando a la misma. Decir que la bomba atómica o los transgénicos son ciencia, es pseudociencia. Y esto, es habitual cuando se quiere justificar moralmente el uso del conocimiento científico. La confianza en que la técnica puede solucionar todos los problemas de la humanidad tiene el primer condicionante en los materiales y fuentes de energía para su implantación. También olvida factores como la escalabilidad de nuevas tecnologías y el problema del declive energético y la dependencia de fuentes energéticas no renovables como los combustibles fósiles. El tecnicismo está íntimamente ligado al cienticifismo y ambas posturas, ocultan la teleología subyacente.

Refutación: El tecnicismo también es llamado tecno-optimismo. Suele pasar por alto el problema de la energía. Esa fe desmedida en la técnica distrae de su dependencia de fuentes viables de energía. Suele soslayar el problema de la TRE(Tasa de Retorno Energético), el declive de elementos especialmente elementos raros y muy escasos en la corteza terreste. Es bastante habitual corromper los estudios y valoraciones técnicas asignando a la energía su valor monetario y no su valor físico. Se propugnan y matienen de esta manera hibridaciones en el relato económico que contradicen físico y que han conseguido convertir a los nuevos técnicos y científicos a partir de los mismos planes de estudio.
------------------------------------

- Pseudoescepticismo: El avance de la ciencia ha sido posible por su rechazo a las verdades absolutas. En la ciencia, algo queda demostrado científicamente hasta que se demuestra lo contrario. Eso implica un escepticismo inherente a ella. Así por ejemplo las leyes de la Termodinámica, amplia y largamente comprobadas, pueden seguir comprobándose y poniéndose en cuestión, como ocurre cada vez que ponemos en funcionamiento el motor de un automóvil. Pero para que la comunidad científica deje de aceptarlas como válidas alguien debe mostrar que no se cumplen y ofrecer una explicación de por qué se han cumplido hasta la fecha. El escepticismo científico no es pues dudar de todo, sino mas bien acotar el grado de incertidumbre.

También en la pseudociencia existe un pseudoescepticismo que la acompaña. Por definición la pseudociencia se presenta a sí misma como ciencia y el pseudoescepticismo como escepticismo, con frecuencia beligerante, autoritario y criminalizante.
Mas científico que nadie y mas escéptico que nadie es un excelente disfraz para actuar en nombre de la ciencia y suplantarla. Si además te exigen un paper para que demuestres lo que hace años está en las enciclopedias, inducen a aceptar que su autoridad está fuera de duda.
Forma parte del razonamiento del negacionismo climático, del darwinismo social, etc  permitiendo justificar un nuevo colonialismo. Ejercita la teleología a pesar de la dificultad de conocer en un ser humano sus intenciones y motivaciones mas íntimas.

La validez del conocimiento científico debe ser vista en su justa medida. Tanto su exageración como su menoscabo delatan y definen en muchos casos argumentaciones pseudocientíficas. El escepticismo científico permite reconocer y acotar nuestras incertidumbres.

Refutación: No siempre es fácil distinguir ciencia de pseudociencia. Pero hay al menos unas definiciones y protocolos establecidos en el método. Distinguir entre escepticismo asociado a ciencia, de pseudoescepticismo asociado a pseudociencia parece mas difícil. La lógica informal no siempre es suficiente, pero puede ayudarnos. Este pseudoescepticismo suele actuar fuera del ámbito científico y académico y va dirigido a la población en general. No es difícil indagar en sus métodos y son bastante públicos. En neuromarketing por ejemplo, se atacan nuestras vulnerabilidades cognitivas sistemáticamente con el objeto de vender o convertirnos.

Podría sernos útil para distinguir entre ambas actitudes la frase:

"Ni la bondad se demuestra diciendo que los demás son malvados,
ni la verdad diciendo que son estúpidos."

Una afirmación pseudoescéptica se puede refutar, pero juzgar a otra persona, su honradez e intencionalidad, nos sumerge en un fango de alusiones personales completamente ajenos a la ciencia. El estudio de la intencionalidad o teleología, pertenece a la metafísica, una rama de la filosofía un tanto alejada del debate científico. Un debate escéptico debería regirse por el principio de discutir las ideas y respetar a las personas.

Conclusión

Este artículo ha pretendido hacer un recorrido por las pseudociencias dominantes en nuestra sociedad y aquellas que mayor importancia histórica han tenido y puedan tener en un futuro.
Queda al lector preguntarse por qué estas pseudociencias no son tan siquiera motivo de preocupación de ese "escepticismo selectivo" que solo gasta virulencia con homeopatías, acupunturas y magufos, en pie de guerra con cualquier alternativa y condescendiente con el pensamiento único establecido. Así es como este "escepticismo selectivo" hace el trabajo de la inquisición al servicio de las religiones y creencias dominantes establecidas.

Referencias:

- Diseño inteligente.
- Estado de EEUU abre la puerta al creacionismo en las escuelas públicas.
- Laissez faire (dejar hacer)
- Hambruna de 1943 en Bengala.
- Cómo el gobierno británico dejó morir de hambre a 1 millón de hindúes.
- El cientifismo es un error. Pedro Echenique.
- El fin de las certidumbres. Ilia Prigogine.
- Creacionismo y evolución se ven en los juzgados.
- Neuromarketing y el uso de 13 sesgos cognitivos en el marketing online.
- The Guardian: Las energías limpias no nos salvarán. Solo un cambio de modelo económico podría conseguirlo.
- La ley que prohibe mencionar, escribir o comunicar el nombre de Charles Darwin.
- Extremistas cristianos culpan a los gays del Huracan Matthew.
- Gobernador de Oklahoma declara el día de oración por la industria del petróleo
- Usted no se lo cree. Negacionismo climático.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...