lunes, 10 de marzo de 2014

El fracaso de la Revolución Verde. Los peores rendimientos agrícolas en la historia de la humanidad.

Si hay algo de lo que presume la agricultura industrial es de sus espectaculares rendimientos. Producción por superficie y producción por hora trabajada. Pero ¿y los rendimientos por energía invertida? ¿Nunca ha oído hablar de ellos? No se extrañe. Si tuviéramos que recuperar los rendimientos de la era preindustrial deberíamos multiplicar por cuatrocientos los actuales rendimientos por caloría invertida. Y créame, la energía fósil, además de ser un factor limitante en la agricultura actual también es un recurso limitado. Además, debemos sustituir los insumos procedentes de los combustibles fósiles por otros de origen biológico si queremos sobrevivir a la era post petróleo. ¿Cómo hemos llegado a este atolladero? Y lo que es peor ¿por qué no estamos haciendo nada para salir de él?

Realizado a partir de http://www.crisisenergetica.org/staticpages/pdf-rtf/Agricultura_poblacion_energia.zip

EL MILAGRO DE LA REVOLUCIÓN VERDE

En primer lugar, el nombre de  revolución verde es un eufemismo de lo que debería haberse llamado revolución negra, por el color del petróleo del que depende para implantarse. El milagro de la revolución verde consiste en decirnos que quienes la controlan y promocionan, entidades sin ánimo de lucro como la Fundación Rockefeller, han burlado las leyes de la Naturaleza, su propia constitución, y han conseguido que la humanidad se alimente usando diez veces mas energía que la que proporcionan los propios alimentos. No ha sido sin embargo la magía de la tecnología, sino un ingente derroche de combustibles fósiles a precio de risa y que comienza a declinar, lo que ha permitido este truco macabro que ahora amenaza a toda la población mundial. Los transgénicos se nos venden como el perpetuum mobile de la agricultura, la victoria de la ciencia sobre las leyes de la termodinámica, las leyes fundamentales de la Física por excelencia.
Pero al parecer no debemos temer a los transgénicos, ni preocuparnos por el futuro de la comida. La familia Rockefeller vela por nuestra seguridad alimentaria y por la de todos los pobres del mundo, el petróleo es la base de su vasto imperio empresarial y también de la actual agricultura industrial. También podríamos decir que la humanidad tiene su sistema alimentario cautivo de las transnacionales, pero no suena tan bien, además, si falta comida seguro que pueden continuar el negocio vendiendo armas.

FANÁTICOS  ANTICIENTÍFICOS

¿Por qué no estamos haciendo nada para salir del atolladero de la agricultura ante el declive de la producción de petróleo? Todo está atado y bien atado. Los que de alguna manera cuestionen el actual modelo industrial, tienen asignado de antemano el calificativo de fanáticos anticientíficos por parte de Norman Borlaug, fundador de la revolución verde y premio Nobel de la Paz (no se extrañe, Obama también es premio Nobel de la paz y comandante en jefe del ejército de los EEUU). Por suerte, podemos argumentar que la ciencia siempre duda, el pensamiento crítico hace preguntas y no se contenta con las versiones oficiales. El mismo apelativo, fanáticos anticientíficos, aunque con algunas variaciones, puede encontrarlo en los blogs que promocionan el consumo de transgénicos aquejados de este tic que los distingue y que les sirve para atacar a los grupos ecologistas, o a los que optamos por la agricultura ecológica o a cualquiera que se atreva a recordarles las leyes de la termodinámica. Ahora que en los medios de comunicación la publicidad se nos presenta como noticia, en la ciencia, la publicidad se nos presenta como divulgación científica.
El problema para muchas familias en España y en todo el mundo no es si comer o no comer transgénicos, sino cómo conseguir comer. Seguiremos sacrificando chivos expiatorios, ante un colapso alimentario mas que predecible y mientras tanto, la revolución verde proclama que agricultura no hay mas que una y solo Monsanto salva.

lunes, 3 de marzo de 2014

Magia, pensamiento mágico y ciencia.

«Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia». 

LEY DE NIVEN:
 «Cualquier magia lo suficientemente avanzada es indistinguible de la tecnología».
O también: «Cualquier magia lo suficientemente analizada es indistinguible de la ciencia».

Cuando analizamos con un mínimo de sensatez los disparates en que se basa nuestro modelo económico, como por ejemplo, que es posible crecer de forma infinita en un sistema finito, no cabe menos que preguntarnos cómo es posible semejante engaño. ¿Cómo puede ser que las leyes mejor fundamentadas de la Física, las leyes de la termodinámica, puedan ser ignoradas por un modelo económico a la vista de todos los científicos del planeta, sin que surjan en rebelión, sus voces denunciando el engaño?  ¿No es esa la misma ceguera colectiva que ha permitido que civilizaciones enteras caigan una y otra vez en el colapso? Excepto honrosas excepciones, la mayor parte de científicos y amantes de la ciencia viven en un limbo de tecno-optimismo dedicados a la caza de magufos cuando la mayor estafa a la ciencia y al pensamiento crítico se pasea delante de sus narices. Lo cierto es que muchos científicos o autocalificados como tales, analizan el pensamiento mágico desde la perspectiva del inquisidor y no como lo haría la ciencia. Sin embargo, empieza a resultar alarmante que el pensamiento crítico se use para criminalizar no solo a la ignorancia y las buenas intenciones, sino a cualquier forma de escape que suponga cuestionar la sacrosanta verdad del mercado. Desde el poder económico y el político subsidiario, se criminaliza la pobreza, la exclusión social y la libertad de expresión que surja al margen de su control. Pero ante el agotamiento de los recursos se están usando los conocimientos mas avanzados de neurología con técnicas de marketing para criminalizar a quienes defiendan posturas ecologistas, de transición, conservación o recuperación, usando la ciencia como tótem inapelable para perpetrar el linchamiento.

LA MAGIA O EL HONRADO ARTE DEL ENGAÑO



El misterio es el combustible de la curiosidad  y la curiosidad es el motor del pensamiento crítico, el cual se manifiesta mediante las preguntas. El problema empieza con las respuestas. Porque cualquiera puede darnos todas las respuestas con tal de que le permitamos cerrar a su antojo el turno de preguntas.
Hay quienes piensan que la fe puede mover montañas, pero de lo que no cabe duda es que puede mover y provocar ilusiones. Si hablamos de magia, un mago profesional puede enseñarnos mucho mas que cualquier cazador de magufos (creyentes en lo sobrenatural), aunque últimamente la neurociencia ha comenzado a incluir a la magia en sus estudios sobre nuestro cerebro.
La magia y la neurociencia se han puesto de acuerdo en una cosa: el cerebro humano es bastante limitado a la hora de percibir, interpretar, memorizar y reconstruir simbólica y conceptualmente la realidad. La estrategia de nuestro cerebro ante un volumen de información que le desborda, es focalizar la atención, renunciando a la información que queda al margen de ese foco. Los magos profesionales hacen uso de esa limitación para ganar dinero con espectáculos divertidos. Los científicos sin embargo, ganan el suyo en aplicaciones que tengan que ver con la economía de mercado (al fin y al cabo es su fuente de financiación y con frecuencia de su sesgo). Se podría alegar que el conocimiento científico es neutro, pero siempre que se discrimine de la teleología, es decir, de los fines y propósitos con que se usa. Para aclararnos, la teoría de la relatividad es ciencia, la bomba atómica o la central nuclear son aplicaciones de una teoría científica, son tecnología, pero no son ciencia. Corresponde a la sociedad hacer balance sobre las ventajas e inconvenientes de aplicar unos conocimientos, pero por desgracia, lo mas parecido a una participación en decisiones de este tipo es lo que llamamos democracia, algo que vemos corromperse ante los grandes poderes económicos.

En la magia no hay engaño. ¿ Acaso hay engaño cuando te dicen que van a engañarte... y lo consiguen en tus propias narices? Los gobernantes y aquellos a cuyos intereses sirven son otra cosa. La manipulación mediática que sufrimos ¡eso si es engaño!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...