domingo, 5 de enero de 2014

Exclusión social


Hay dos tipos de miseria, la miseria de quienes la padecen y la miseria de quienes la ejercen.
La pobreza y la malnutrición infantil crecen en España tanto en la cantidad de niños afectados como en la virulencia de los casos. Miseria. La respuesta de los gobernantes acusar a los padres, parados o excluidos socialmente de ser los  culpables de la tragedia que viven sus familias. Ejercicio de miseria.
¿Alguna familia se atreve a quejarse y dar una nota discordante en el concierto de la orquesta del Titanic? Para ellos una ley que condene a las mujeres y una ley mordaza. Cinismo como ejercicio de la miseria.
No hay mas que mirar los medios de comunicación para percibir que lo mas importante no es lo que nos cuentan sino aquello que callan. Si desciende el paro y ese descenso no cuadra con el aumento de personas contratadas, al titular se le corre el maquillaje. ¿Será pronto delito no participar del optimismo fundamentalista de los corruptos?. El precio de los carburantes solo es noticia cuando baja. La marca España nos ha sumido en un apagón informativo. Si se extiende el hambre, los culpables son los hogares en lo que se desperdicia comida. Si las familias se quedan sin hogar a causa de los desahucios ¿serán culpables las familias que aún lo conservan?
Hay una miseria que decreta que los sacrificios eran necesarios y los sacrificados convictos. Que la crisis no tiene causas sino culpables y que los culpables son las víctimas. El dios mercado premia a los buenos y castiga a los malos. Y por ende los ricos son buenos y los empobrecidos como poco molestos.
Hay una miseria que se ejerce de arriba a abajo. Que con solemnidad administra la desfachatez, el discurso que decreta quienes serán los próximos chivos expiatorios.
Hay una miseria que afirma que la causa del paro radica en que los trabajadores no buscan lo suficiente y los culpables son precisamente aquellos que carecen de medios de producción.
Hay un tipo de miseria que solo pueden permitirse quienes legislan su impunidad.
Se puede vivir con muy poco y no tener la sensación de miseria. Pero no se puede vivir sin dignidad. No se puede cargar con la vergüenza de quienes no la tienen, con la culpa de quienes nos juzgan culpables ni con la responsabilidad de quienes ejercen el poder sin asumirla.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...