domingo, 8 de julio de 2012

El huerto estacionario. Termodinámica para hortelanos.

Andamos a la búsqueda de alternativas a un sistema económico que cada vez se nos muestra mas insostenible, bordeamos el abismo, mientras la globalización nos muestra el lado mas oscuro y sombrío de un capitalismo que naufraga en su propia victoria. El marxismo sin embargo comparte con el capitalismo el análisis histórico y la actitud productivista que sigue sin ver los límites del crecimiento. Pero nos encontramos en un momento sin precedentes en la historia de la humanidad y ya aplastamos nuestra nariz contra estos límites. Si no queremos sucumbir a la desorientación de la que hacen gala nuestros expertos economistas, no tenemos mas remedio que trascender el símbolo, y mas allá del dinero hablar del mundo físico y de economía real.

 Aunque parezca extraño las Leyes de la Termodinámica no afectan solo a las máquinas y al calor sino a también a la vida y a todos los sistemas, y por tanto a nuestro sistema económico, social y político. Podría decirse que las Leyes de la Termodinámica son el equivalente a la constitución de todas las leyes de la Naturaleza. Como toda constitución, fija un marco y unos límites a los cuales han de ceñirse todas las demás leyes. Pero nuestro sistema de creencias, nuestro pesado legado irracional es bíblico y penetra en nuestra vida cotidiana. Al parecer, seguimos convencidos de que Dios proveerá y afirmar lo contrario sigue siendo una herejía.

MI HUERTO TERMODINÁMICO
La experiencia lleva camino de dos años. Es una opción para una transición individual a un mundo sin apenas energía. El punto de partida es un tanto desolador: un suelo pobre y poco apto para la agricultura, pocos conocimientos en la materia y escasa energía para trabajar. El desafío es conseguir restaurar el suelo a la vez que obtenemos algo de lo que produce, sin laboreo, sin insecticidas, sin herbicidas y solo con ocasionales aportes de restos de materia orgánica a modo de fertilizante. El objetivo producir alimentos con el menor esfuerzo posible, recuperar la biodiversidad y prepararse para el cambio climático.
Hablar de la cultura de lo permanente no ha sido lo que ha servido para obtener cierto reconocimiento entre los que todavía optan por los agroquímicos y las mulas mecánicas, sino el hecho de conseguir los primeros frutos sin tocar la azada, ningún gasto en insecticidas ni herbicidas, y escasos aportes de estiércol. Mantener por ejemplo, el huerto con apenas incidencia de pulgón mientras a pocos metros este destrozaba hasta secarlo un lindero de plantas de alcachofa puede ser una evidencia suficiente para demostrar que otra forma de hacer agricultura es no solo posible, sino deseable y objetivamente mas eficiente.

Los tres primeros escollos a salvar han sido cómo conseguir un suelo mullido sin laboreo, evitar problemas de plagas sin insecticidas y no verse desbordado por las llamadas "malas hierbas" sin herbicidas y sin un excesivo trabajo.

LEY DEL MÍNIMO DE LIEBIG
Hablar de termodinámica es hablar de límites, pero a su vez son estos límites los que permiten generar la estructura de nuestro mundo conocido.
La energía y también la materia, no se crean ni se destruyen, solamente se transforman. Una consecuencia de este enunciado es la ley del mínimo, que aunque se refiere habitualmente a los nutrientes del suelo, nos sirve también para las condiciones generales necesarias para nuestro cultivo. El agua, la tierra, la superficie disponible, la cantidad de luz, son factores limitantes y da igual que dispongamos de mucha agua si apenas tenemos tierra. O puede que dispongamos de mucha tierra pero  el agua escasee y en ese caso será el agua lo que limite la cosecha.
La cantidad de superficie de la que dispongo es menor de cien metros cuadrados, divididos en bancales, arriates y ventanas. El cultivo es un ejercicio de biomimésis del Sistema de la Tierra y de la economía de un estado estacionario, que iré desarrollando en próximos post.


13 comentarios:

  1. Sí, sigue, porque de momento me entero poco. Yo es que soy muy urbano, lo cual no significa que no respete la naturaleza. La respeto porque sé que en ella está la verdad. Y respetarla no significa sólo gustar, que es lo que hacen los urbanitas, decir que tal y cual es precioso porque les gusta mucho la naturaleza. A mí me da iguaal si me gusta o no, porque prefiero el respeto, a ella y a sus gentes. Porque vengo de esas gentes.

    Y en otro orden de cosas, que se te extraña. Que el mundo es un páramo, Camino, y que las gente buenas y listas son imprescindibles.

    ResponderEliminar
  2. Y qué envidia me dan a mi estas cosas. Y qué complejo me entra por no saber nada. Lo del huerto es tan fascinante como acicate para la supervivencia. Si con unos pequeños cultivos ya tendríamos cubiertas parte de nuestras necesidades...

    Gracias por difundirlo, CaminoG. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. @ Eastriver
    En la Naturaleza nos solo está la verdad de lo que somos sino también nuestra supervivencia. La mayoría de los urbanitas no son conscientes de hasta qué punto su vida y su futuro depende de otros seres vivos.
    La Naturaleza no necesita del hombre, pero el hombre no puede sobrevivir sin la Naturaleza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. @ Fackel
    Creo que un huerto da la posibilidad de sentirte parte de la Naturaleza, algo que trasciende de la escala social en nuestro nido humano,
    Puede que los antiguos monjes absorbieran lo mejor de su mística de los trabajos en la huerta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Un ejemplo, sin duda. Si todos pudiéramos cultivar un pedazo de tierra, sería muy útil, pues tomates, lechugas, berenjenas, pimientos, judías verdes y demás no entrarían en la lista de la compra. Pero pocos pueden hacerlo, Camino, así que eres afortunado.
    Muy instructiva la entrada.
    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy pensando en retirame a mi pequeño pueblo y plantar mis propios calabacines, comprame un caballo y dedicarme a vivir al margen de...
    Estos consejos serán bienvenidos.

    ResponderEliminar
  7. Quizás lo sepas, pero,a veces, es mejor pecar por exceso que por defecto.
    ¿Recuerdas la época en que los italianos inundaron España de propaganda sobre las "lombrices de California? Un poco porque era absurdo que sólo hubiera esas lombrices en California y otra para evitar los problemas de introducción de una especie animal en un habitat que no es el suyo, inicie una investigacion tras la cual seleccioné una lombriz autóctona capaz de convertir residuos orgánicos en un abono orgánico, es lo que se llama vermicompostaje. El producto final es mejor que el compost y el proceso más natural y fácil.
    La realidad es que la fertilidad de un suelo se mide por el número de lombrices que tiene. Darwin decía que las lombrices de tierra eran los labradores, aran en suelo y lo hacen más fértil.
    Por correo aparte te puede contar más cosas. El hecho es que he procurado tener algunas de esas lombrices, para el que quiera hacer uso del proceso de vermicompostaje.
    Espero noticias tuyas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. @Isabel Martinez Barquero
    La llamada revolución verde es totalmente insostenible y dependiente totalmente del petróleo. Me temo querida Isabel que la vuelta al campo no es una elección sino la única salida. Apenas arrecie la crisis los huertos urbanos se multiplicaran pero no creo que sea suficiente. De todas formas cuanto antes iniciemos la transición mucho mejor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. @Ginebra
    La idea es excelente y mientras tengamos internet seguiremos conectados al mundo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. @Juliana Luisa
    Tienes mucha razón. La lombriz blanca autóctona está mucho mejor adaptada y mientras la lombriz roja apenas penetra 3o centímetros en el suelo, la lombriz blanca puede llegar a los 2 metros. Al principio hice algunas pruebas pero era un verdadero engorro. Ahora no laboreo y dejo que la biodiversidad del suelo haga todo el trabajo. El suelo permanece suelto gracias, no solo a las lombrices, sino a a una gran cantidad de pequeños animales.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Interesante iniciativa. Sobre todo por partir de "pocos conocimientos en la materia", que es lo habitual para casi todos.
    A la espera de que te extiendas, saludos.

    ResponderEliminar
  12. http://vidacotidianitica.blogspot.com/2012/11/la-hipotesis-de-gaia-es-la-tierra-un.html

    Para ahondar en el tema

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...