sábado, 8 de diciembre de 2012

¿Qué podemos hacer?

A veces, cuanto mas condensada está la pregunta mas extensa resulta la respuesta. La mejor forma de predecir el futuro es actuar en el presente. Pero planificar exige tomar conciencia de los hechos pasados que nos han conducido al lugar en que nos encontramos. En el mundo físico y real se ciernen sobre nosotros las consecuencias de una economía basada en la creencia de que las leyes de la Naturaleza se plegarán a las leyes del hombre y de sus dioses, incluyendo al Mercado en ese Olimpo de la insensatez. Cambio climático, pico del petróleo, sexta extinción y superpoblación, parecían los efectos "colaterales" de un sistema económico vencedor, hasta que la realidad muestra que la victoria solo ha consistido en cortar la rama sobre la que andábamos subidos.
En un principio parece que los mas razonable es armarse de información precisa, completa y detallada que nos permita tener una perspectiva global de nuestros problemas. Viene bien comprobar antes de nada si ya hay alguien que ha realizado ese trabajo sistemático de compilación. El mejor trabajo que he encontrado lo podéis encontrar en este enlace, donde se puede visionar por capítulos. No es algo banal, es una presentación resumida que requerirá al menos de cinco horas de nuestro tiempo. La versión completa la inserto a continuación:


El Crash course se parece mucho a un cursillo acelerado de natación ante la inminente llegada de un tsunami y dedica el capitulo final a aquello que podemos hacer.
No es una panacea y está orientado a personas de nacionalidad estadounidense o de cultura anglosajona, pero una buena parte es común para todo el mundo. Lo que me parece mas interesante es que nos permite hacernos una idea de la conexión del dinero y el sistema económico con el mundo físico real, incluidas las conexiones que la mayor parte de los economistas no quieren ver.
Podemos clasificar varios ámbitos de actuación, personal, familiar, laboral, social y político, donde las responsabilidades dependen de las posibilidades de cada cual. Es un buen método pero necesitamos concreción. A modo de ejemplo arriesgaré dos propuestas para el caso concreto de España en su situación actual.

MONEDAS MUNICIPALES
Parto de dos ideas básicas: buscar una transición con los cascotes del sistema que se está derrumbando y hacerlo sacando el máximo partido de nuestros esfuerzos. Buscar ideas que ya hayan funcionado y adaptarlas al momento en que nos encontramos. La idea de las monedas locales no es nueva y han demostrado su eficacia... y la oposición de los grupos de poder económico para lo que suponen una pérdida del control de ese poder y una democratización monetaria. La utilización de una doble moneda la conocimos durante la transición al euro, es algo factible y se ha realizado antes. El ámbito de aplicación podría ser autonómico. Imaginemos Andalucía o Cataluña con sus propias monedas regionales, y que en vez de despedir trabajadores públicos pagamos una parte de su sueldo con moneda local, regional o nacional. Desde el gobierno actual se nos dice que no hay otro camino que cortar los árboles para evitar el incendio, excluir a un número creciente de personas, eliminar su demanda, para que el sistema pueda seguir en pie un tiempo más. Y si el dios Mercado decide invertir en fascismo o en esclavitud como ya está haciendo en Grecia ¿Debemos someternos?
La imagen superior muestra un ejemplo del esquema de funcionamiento de moneda local real. La propuesta de una moneda municipal va mas allá. El actual dinero fiat está respaldado por ¡confianza! y basado en deuda. Si respaldamos una moneda local con moneda fiat puede correr la misma suerte que esta en caso de colapso. Sin descartar en modo alguno estas iniciativas, una administración local podría respaldar su moneda con territorio. La emisión sería finita, sería un valor seguro, implicaría que todo sistema financiero asociado debería estar basado en el ahorro y evitaría el colapso de las administraciones locales. Sin entrar en mayores complejidades la idea fundamental es conseguir desbloquear los medios de producción.

MODIFICACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN

La última modificación de la Constitución Española, se ha realizado sin el consentimiento o aprobación del pueblo y constituye por sí misma, la implantación de una dictadura.

Artículo 135.
3. El Estado y las Comunidades Autónomas habrán de estar autorizados por Ley para emitir deuda pública o contraer crédito.
Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de PRIORIDAD ABSOLUTA.
 Asímismo, la misma propuesta por parte de los dos partidos mayoritarios ya nos decía "que justifica su consagración constitucional, con el efecto de limitar y orientar, con el mayor rango normativo, la actuación de los poderes públicos."

¿Quien "limita y orienta" la actuación de los poderes públicos?. Evidentemente los poderes privados.
Así pues, da igual la persona o grupo político que elijamos, tendrán que jurar el cumplimiento de una Constitución da PRIORIDAD ABSOLUTA a la satisfacción de los intereses del sistema financiero. La vida, la educación, la justicia, la libertad, la vivienda, la sanidad y la misma democracia son cuestiones secundarias. El neoliberalismo financiero ha entrado por la puerta trasera de nuestra Carta Magna y la ha secuestrado sin más. El crimen económico organizado tiene ahora carta blanca para el saqueo sistemático del país en nombre de las libertades y los derechos de los ciudadanos. Ningún otro artículo de la Constitución establece una prioridad de forma tan clara y contundente.  Y una dictadura se constituye precisamente estableciendo la prioridad una voluntad sobre todas las demás. Desde que se aprobó el artículo 135 España se convierte en una DICTADURA DE MERCADO FINANCIERO. La justicia ha quedado al margen de la ley. Lo que estamos viviendo es solo un periodo de adaptación al nuevo régimen en una estrategia perfectamente planificada. Jamás saldremos de esta crisis. No vamos hacia la recuperación de la senda del crecimiento. Tampoco vamos hacia una dictadura, hace mas de un año que vivimos en ella. Desde que se aprobó el artículo 135. La estrategia está ya muy clara: reflotar con dinero público al crimen económico organizado y permitirles a través de la misma Constitución el saqueo de todo lo que el pueblo ha conseguido con el esfuerzo de todos.

La ingenuidad es en estos momentos un pecado mortal de necesidad. La estabilidad presupuestaria pretendida jamás se alcanzará de esta manera, no es el objetivo, es la excusa. Cortar los árboles con las excusa de evitar el incendio. Y lo dicen quienes tienen un lanzallamas en sus manos. La única forma que tenemos de orientar nuestra economía a la satisfacción prioritaria de las necesidades básicas es promover una reforma de la Constitución que de prioridad absoluta a satisfacer las necesidades básicas de la población: alimentación, sanidad, trabajo, educación y vivienda. La supervivencia de los mas indefensos está, hoy por hoy, al margen de la ley.

domingo, 2 de diciembre de 2012

La solución final del neoliberalismo: matar de pobreza

Resulta difícil hacer un análisis de la situación actual prescindiendo de juicios morales cuando el esfuerzo de manipulación por parte de los gobernantes raya en lo patético por mas que empleen a un premio Nobel de literatura en la elaboración de eufemismos. La situación es mas que grave pero cuesta mucho distinguir cuanto hay de ineptitud y estupidez y cuanto de maldad y crimen económico organizado.
Tras el primer impacto de la crisis financiera de gestión privada, se pasa al escándalo del rescate con dinero público. Toca a todos pagar por la mala gestión de los especuladores privados. Pero una vez repuestos estos, comienza el saqueo de las empresas públicas RENTABLES mediante el eufemismo de la privatización. Con los impuestos de los ciudadanos los gobiernos neoliberales compran basura privada y malvenden tesoros públicos. ¿Resultado? El dinero se concentra en muy pocas manos y se dinamita el sistema productivo. Todo el poder económico en las peores manos.
Pero las desigualdades sociales no solo tienen una repercusión moral.  Tras el crash del 2008, han aflorado los datos: varios economistas (David A. Moss, Robert Reich) han subrayado que los dos momentos de mayor desigualdad registrada en EEUU son 1928 y 2007, justo antes de los mayores batacazos económicos de la historia contemporánea. El paralelismo es máximo: en 1928, el 1% más rico sumaba el 23,9% de la riqueza estadounidense; en 2007, el 23,5%.
Hay algo que no nos dicen sobre las leyes del mercado. No se trata solo de oferta y demanda. La demanda no se mide solo por la necesidad o el deseo de algo, sino por la capacidad monetaria para poder pagarlo. Con el dinero concentrado en muy pocas manos el sistema productivo se orienta a proveer de bienes y servicios a los mas ricos. La gente ofrece su trabajo y demanda alimentación, vivienda, justicia, sanidad y educación, pero esas demandas no cuentan porque "ya no pueden permitírselo" y no poseen los medios de producción. Resultado: sanitarios, agricultores y maestros en paro, mientras la gente se queda sin educación, sin sanidad y sin comida. Pasamos de una economía que satisface necesidades, a una economía orientada a mantener privilegios. Así, se pone al propio Estado, legislación incluida, a los pies de multimillonarios en el proyecto de EuroVegas mientras que jornaleros que piden tierra para trabajar son tratados como criminales.

¿PODRÍA SER PEOR?

En realidad es mucho peor. Si acaso está asustado o asustada, solo puedo decirle una cosa: no lo suficiente. Hasta ahora el crecimiento económico voraz había mantenido sólidos los pilares del capitalismo. Tras el pico de producción del petróleo acaecido en 2006 el panorama se torna mucho mas sombrío. Hay que recordar que el pico de producción no significa que se agota un recurso, sino que a partir de ese momento la producción es cada vez menor. Pero como la oferta ya no puede satisfacer la demanda, el sistema solo puede mantenerse destruyendo dicha demanda. O lo que es lo mismo, el crecimiento económico solo puede darse mediante el canibalismo. Así pues, todos los sacrificios hechos en el altar de los mercados para "volver a la senda del crecimiento" son sacrificios vanos. Pretender crecer en el actual contexto de crisis energética es como querer recorrer cada vez mas kilómetros usando cada vez menos combustible. Sin embargo, aún nos encontramos en el momento histórico en que la humanidad consume mayor cantidad de recursos, los altos niveles de exclusión social son la respuesta del modelo neoliberal globalizado a su propio fracaso.
Pero todo tiene un límite,  las desigualdades sociales también. Por ahora, los bancos de alimentos han permitido la contención del hambre en España, sin embargo en un futuro cercano, el estallido social será inevitable. Al hambre no se la engaña llamando austeridad a la exclusión social. Ni llamando valentía a la desfachatez en el ejercicio del saqueo de lo público.

LA DESTRUCCIÓN DE LA DEMANDA

En el primer gráfico que aparece a continuación, podemos observar la estrecha relación entre precios del petróleo y precios de los alimentos. En el segundo gráfico la relación entre precios de los alimentos y revueltas sociales. La energía no es una mercancía cualquiera, es la que genera trabajo en nuestra civilización. Los alimentos tampoco son una mercancía cualquiera, son los que nos mantienen vivos.
La destrucción de la demanda debida a la incapacidad física para que la producción de petróleo siga siendo creciente, implica la destrucción de los propios seres humanos. Matar de hambre.
Mientras la tormenta se acerca, nuestros gobernantes nos prometen que si somos sumisos y callados, su santidad "El Mercado" multiplicará los panes y los peces, o con un poco de suerte elegirá a otro cerdo para el sacrificio.

Si consideramos nuestra sociedad como un gran organismo, la concentración de recursos en una pequeña minoría se asemeja al efecto que tiene un cáncer en nuestro cuerpo. Algunas células "olvidan" su función y manipulan el sistema para desviar los nutrientes en su exclusivo beneficio egoísta. El resultado es la corrupción del sistema vivo y en un alto número de casos, el colapso y la muerte.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Donde el sistema se ha colgado

El sistema no responde. Pantalla azul. Pantalla negra. Pantalla bloqueada... Probamos todo. Cerramos programas, desinstalamos aplicaciones, borramos archivos... Bajamos sueldos, despedimos a trabajadores y desahuciamos a la gente de sus viviendas. Encontramos virus que ven brotes verdes de forma recurrente... pero es difícil sobornar el olor a tierra quemada. Detectamos elementos corruptos que desestabilizan el sistema y toman el control. El sistema responde con mensajes de alarma: "No hay pan para tanto chorizo" pero sigue la debacle.
Finalmente decidimos consultar a un experto en hadware para ver si pudiera haber algún fallo de dispositivo. Finalmente determina sin lugar a dudas que esta crisis no acabará nunca. ¿Cómo es posible? Cueste mas o cueste menos ¡todas las averías tienen solución! Pero no es una avería, es algo mucho mas sencillo: BATERÍA BAJA, el PIB ya no puede crecer. Nuestro sistema tiene un error fatal de diseño, necesita de un crecimiento infinito para alimentar la mentira que lo devora.
Las leyes de los hombres y las leyes que hemos atribuido a Dios, deben someterse a las leyes de la Naturaleza. La termodinámica dice que no somos dioses. No podemos crear materia ni energía.
Necesitamos nuevo sistema operativo, no es suficiente reiniciar sistema. No es tan difícil. No necesitamos ideas geniales, solo sensatez. El 1% no cabe en el nuevo sistema. Ya no queda energía para alimentar tanta injusticia, tanta ambición y tanto egoísmo.

martes, 30 de octubre de 2012

Bajo el gobierno del crimen económico organizado

La gente no va voluntariamente al matadero si sabe que va al matadero. Pero es suficiente subirla a un vagón sin ventanas y decirle que vamos a salir de la crisis. Y cuando se oyen los gritos de espanto en vagones vecinos se le dice que nuestro vagón va a otro sitio, nuestro vagón va hacia la luz. Pero no es la luz de la sensatez o de la justicia, son las luces de la sala de despiece. Al fin y al cabo llevamos la misma ruta y circulamos por la misma vía. Ellos, el 1% que hace saltar las democracias por los aires, harán negocios como siempre, "business as usual", matando de hambre o traficando con armas. Todo está en manos de gente que no responde de sus actos ante ningún gobierno, ante ninguna ley, porque ellos hacen la ley. Y ahora que el barco se hunde están dispuestos a sacrificar a toda la sociedad para mantener sus privilegios. ¿Y el pueblo? ¿Y la democracia?
El pueblo tan solo elige el color del preservativo con el que van a violarlo. Rosa o azul. Tampoco es que haya mucha variedad. Nunca se trató de representar la voluntad del pueblo sino de controlarlo y manipularlo. Y qué mejor manera que haciéndolo responsable de las decisiones que toman los poderosos. Es en esa transmutación de la causa con el efecto, donde las víctimas quedan criminalizadas. Esa es la base de toda dictadura: quienes toman las decisiones están exentos de sufrir sus consecuencias. La "desregulación" del mercado financiero significa precisamente eso: no poder exigir ninguna responsabilidad a quien tiene máximo poder económico.

NO LLORÉIS POR ESPAÑA


No lloréis por España quienes desde otros lugares escucháis las noticias de su naufragio, el crimen económico organizado gobierna el mundo. Las plutocracias saquean hasta el hambre o la guerra. No lloréis por España, es el futuro de todos, es vuestro futuro. Llorad por vosotros mismos o luchad por vuestra dignidad. La distopía neoliberal ya está aquí. Los informes de sus corporaciones señalan a las democracias como la última amenaza para sus intereses.
Usan el poder económico para controlar el poder político. Los medios de comunicación les pertenecen.
Nunca hubo tanto poder en tan pocas manos y nunca tanta impunidad para sus actos. Es la falta de límites en la concentración de poder y la falta de responsabilidad frente a las acciones, lo que convierte a las grandes empresas en organizaciones criminales, a las organizaciones criminales en grandes empresas y a la economía en la imposibilidad de distinguir entre ambas. No hay nada sagrado ni digno: todo es mercancía, todo se compra y se vende. Solo unos pocos controlan el negocio de esta destrucción y ahora invierten en fascismo. Los chivos expiatorios se buscan entre los parias. La gente se suicida en los desahucios, mientras la nación se llena de casas vacías. Se habla de país para el sacrificio y de privatizaciones para el beneficio.
Cuando mostrar la verdad se convierte en delito, la impunidad del crimen económico organizado queda establecida por ley. Porque sin engaño, la democracia podría ser real. Pero ahora, quienes hacen la ley convierten la Justicia en delito. Sus leyes preventivas, no son por lo que hacemos o hemos hecho, es por lo que piensan hacernos. Todo está planificado.
No os dejéis confundir por el miedo o las falsas esperanzas, esta crisis no acabará nunca pero el futuro no está escrito y sobrevivir dignamente es posible.
Porque la maldad es estúpida. ¿Qué ocurrirá cuando la manipulación mediática no pueda engañar al hambre? ¿Qué ocurrirá cuando los indignados sean sustituidos por los desesperados? ¿Qué ocurrirá cuando choquen los privilegios de quienes han acaparado todo, contra la desesperación de los que ya nada tienen que perder? ¿Habrá suficientes perros para controlar el rebaño? ¿Qué hará la buena gente cuando un día se despierten criminales porque una nueva ley así lo dicta o acabaron alcanzados por la pobreza? No todos elegirán el suicidio.
La privatización de los derechos de las masas solo es posible si se les puede engañar para que voten en contra de sus intereses. Por eso nos piden confianza, porque es el requisito indispensable para perpetrar la estafa.

Todos sabemos ya que el vagón para salir de la crisis solo sirve para hundirse en un pozo sin luz y sin esperanza. Y allí nos llevan quienes juegan con nuestra esperanza y nuestro miedo, como ganado indigno, para llevarnos a la desesperación y al matadero. Pastoreados por sus empresas de comunicación, con la verdad y la mentira convertidas en simple mercancía y donde se elige entre una u otra solo con criterio de rentabilidad. Sin embargo, el dinero puede mentir y confundir, pero no cambiar la verdad. Pocas cosas producen mas ceguera que la ambición y el egoísmo. Son los motores de nuestro modelo económico y están devorando los cimientos de nuestra civilización. La miseria de los miserables que ejercen el poder económico lo va gangrenando todo.

Que nadie llore por España, nadie llore por Grecia o Portugal. Que nadie llore por Europa. Una sociedad que ante el naufragio, salva a los banqueros antes que a los niños, no puede tener mas futuro que el que merece su indolencia ante la atrocidad.

domingo, 19 de agosto de 2012

¿Por qué fracasan las renovables?

RENOVABLE NO ES LO MISMO QUE SOSTENIBLE.
En general llamamos renovables a aquellas energías que se encuentran libres en la Naturaleza y que además pueden obtenerse de forma continua o cíclica sin agotarse. Prácticamente todas ellas  derivan de la energía solar, excepto la geotérmica. La energía eólica, solar térmica, hidráulica, fotovoltaica o de biomasa, son las fuentes de energía renovable mas conocidas. Sin embargo, que no nos engañen ni nos engañemos, las energías renovables no son infinitas, pero si se gestionan de forma sostenible podemos disponer de ellas de forma indefinida. Uno de los grandes problemas que tiene el aprovechamiento de las renovables es que se encuentran en la Naturaleza de forma difusa o distribuida, por lo que nuestra tendencia a vivir en grandes urbes exige de un gasto energético muy importante en los procesos de captación, transporte, transformación y distribución. Así, tradicionalmente, para una mayoría de la población viviendo en el campo o en pequeñas urbes, obtener leña para su estufas requería pocos pasos y distancias de transporte reducidas. Por otra parte el combustible solía proceder de residuos procedentes de labores como por ejemplo la poda. Esto permitía que el balance entre la energía invertida en obtener el combustible (madera) y la energía que esta proporcionaba fuera muy holgado.


EL FRACASO DE UN MODELO
Actualmente, el balance entre la energía gastada en todos los procesos necesarios para llevar la energía a nuestros hogares y la energía útil que realmente usamos para poner en marcha electrodomésticos o maquinaria, es bastante reducido. En el caso de los biocombustibles, las Tasas de Retorno Energético pueden llegar a darnos un balance de energía neta negativo, con lo que dejan de ser una fuente de energía.
El problema de las energías renovables está mal planteado, porque una energía solar limpia, sostenible, barata y eficiente, siempre ha existido. Pero a nuestro modelo económico eso no le basta. Además de eso, debe poder obtenerse de forma CRECIENTE y exponencial. Nuestro sistema no está diseñado para gestionar fuentes de energía finitas, por muy renovables y eficientes que sean, o como en el caso del petróleo, aunque su abundancia nos haya hecho creer que era inagotable.


Las energías renovables son, hoy por hoy, una extensión del petróleo. Por dos motivos: para su puesta en marcha y mantenimiento necesitan directa o indirectamente de combustibles fósiles y por otro lado, el balance neto de energía es muy bajo, hasta el punto de que en algunos casos de biocombustibles son un sumidero de energía, o lo que es lo mismo, gastamos mas energía en obtenerlas de lo que producen.


TASAS DE RETORNO ENERGÉTICO ALIMENTARIO
La energía renovable mas importante para el ser humano es la que obtiene de los alimentos para su sustento vital. Cuando se habla de crisis energética y pico del petróleo, casi todo el mundo piensa en los automóviles. Sin embargo, la producción, procesado y comercialización de los alimentos consume tales cantidades de energía que las tasas de retorno energético dan un balance disparatadamente negativo; invertimos 10 calorías para producir 1 caloría de alimentos. Si no cambiamos rápidamente y localizamos la producción de alimentos, a la vez que hacemos una agricultura no dependiente de los combustibles fósiles, estamos abocados a una crisis alimentaria global de proporciones dantescas. No es una hipótesis catastrofista, es una certeza matemática.

CONCLUSIÓN
Debemos concluir por tanto que el fracaso de las renovables no es otro que el fracaso de un modelo económico basado en el crecimiento infinito, en un planeta de recursos finitos, por muy renovables o abundantes que estos sean. Gaia lleva gestionando los recursos renovables durante 4500 millones de años, el ser humano los ha saqueado en unas décadas.

domingo, 29 de julio de 2012

El huerto estacionario. Sin laboreo.

No se concibe hoy la agricultura sin la presencia del tractor y la maquinaria movida por combustibles derivados del petróleo. Los antiguos animales de labranza ha sido sustituidos por los cientos de caballos de potencia que mueven las máquinas. Esto ha permitido concentrar a la mayor parte de la población en las ciudades quedando solo una población residual dedicada a la agricultura.
Cuando se habla de la escasez y el fin de la era del crecimiento económico basado en el petróleo, todo el mundo espera que los mercados manifiesten su divinidad y saquen de su chistera una nueva forma de energía infinita que nos permita seguir creciendo. Pero los mercados no están haciendo eso, sino que están procediendo a la exclusión creciente de personas y a la destrucción de las democracias para mantener el estatus de un número cada vez mas reducido de personas. Los mercados nunca hicieron ascos a la esclavitud ni a las dictaduras. El hambre crece en silencio. Y ese silencio es el nuestro.

SIN LABOREO
Lo mas atractivo desde el punto de vista práctico es que si usamos un sistema de labranza cero tenemos mucho menos trabajo. No es agricultura contemplativa, pero si bastante llevadera desde el punto de vista del esfuerzo físico. Aunque en un principio podemos usar la azada para una primera preparación del suelo, después dejamos el trabajo de abrir los poros en la tierra a las raíces y a todos los organismos que se alimentan de ellas y de los restos que dejamos en el mismo suelo después de la cosecha. Es lo que llamamos abono verde .
Una de las causas de la compactación del suelo es la presión que ejercemos con nuestro acceso reiterado a los cultivos. Una buena solución puede ser cubrir los accesos con una capa mucho mas gruesa de residuos. Podemos elegir la parte mas leñosa de los mismos y dejar los mas finos para la cobertura  de la superficie útil cultivable. El tránsito lo realizamos pisando sobre la banda de residuos vegetales ayudando así a su triturado y compactación, a la vez que distribuimos la presión de nuestros pasos sobre una superficie mucho mayor. Disponemos también de un área donde incorporar abonos aún no degradados cuya incorporación directa pueda ser peligrosa para las plantas, ya que los materiales leñosos son de descomposición lenta, de uno a varios años.
De esta forma se mejora la infiltración del agua, el suelo en vez de degradarse, mejora, y la producción aumenta. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación la Agricultura de Conservación se basa en tres principios básicos: perturbación mínima del suelo, cobertura permanente del mismo con materiales orgánicos y diversificación de especies cultivadas en secuencia o asociaciones. Son criterios muy generales, por lo que debemos adaptarlos a cada situación concreta. Debemos tener en cuenta sin embargo que lo que diferencia a este modelo del tradicional o comercial es su enfoque sistémico.  No se trata tanto de cultivar tomates o lechugas, como de restaurar o conservar un ecosistema alimentario y de garantizar nuestra seguridad alimentaria a largo plazo.


INTERPRETACIÓN TERMODINÁMICA
Partir de principios sencillos tiene especial utilidad cuando nos iniciamos en algo tan complejo como la agricultura. Esto nos permite disponer de una guía intuitiva sobre los procesos para adaptarlos a nuestras circunstancias, medios y necesidades. En general podemos decir que usando técnicas sin laboreo conseguimos descompactar el suelo, manteniendolo suelto y aireado usando la energía que las plantas captan del sol, ya sea de forma directa, mediante el empuje de las raíces de los cultivos o de las plantas que nos sirven de cobertura, o de forma indirecta, mediante los organismos que obtienen de los vegetales su energía vital y los nutrientes necesarios para realizar "su trabajo". Si además tomamos la precaución de reintegrar al suelo aquello que extraemos de él (la cosecha), ya sea mediante nuestros propios residuos orgánicos (orina curada) o estiércol, dispondremos entonces de un huerto estacionario, un sistema de producción que puede alimentarnos de forma indefinida en el tiempo, sin miedo a la pérdida de fertilidad del suelo o a su degradación.

REFERENCIAS
Nada hay nuevo bajo el sol. Aunque la experiencia del huerto ha partido de principios termodinámicos,  y la observación de la Naturaleza, estos principios son básicamente los mismos que los de la agricultura de conservación, que según la FAO crece exponencialmente en todo el planeta. En Brasil por ejemplo supera lo 10 millones de hectáreas. También podemos bajarnos desde la web de este organismo dependiente de la ONU un interesante documento sobre soluciones para la compactación del suelo. La documentación es abundante, pública y gratuita.

domingo, 8 de julio de 2012

El huerto estacionario. Termodinámica para hortelanos.

Andamos a la búsqueda de alternativas a un sistema económico que cada vez se nos muestra mas insostenible, bordeamos el abismo, mientras la globalización nos muestra el lado mas oscuro y sombrío de un capitalismo que naufraga en su propia victoria. El marxismo sin embargo comparte con el capitalismo el análisis histórico y la actitud productivista que sigue sin ver los límites del crecimiento. Pero nos encontramos en un momento sin precedentes en la historia de la humanidad y ya aplastamos nuestra nariz contra estos límites. Si no queremos sucumbir a la desorientación de la que hacen gala nuestros expertos economistas, no tenemos mas remedio que trascender el símbolo, y mas allá del dinero hablar del mundo físico y de economía real.

 Aunque parezca extraño las Leyes de la Termodinámica no afectan solo a las máquinas y al calor sino a también a la vida y a todos los sistemas, y por tanto a nuestro sistema económico, social y político. Podría decirse que las Leyes de la Termodinámica son el equivalente a la constitución de todas las leyes de la Naturaleza. Como toda constitución, fija un marco y unos límites a los cuales han de ceñirse todas las demás leyes. Pero nuestro sistema de creencias, nuestro pesado legado irracional es bíblico y penetra en nuestra vida cotidiana. Al parecer, seguimos convencidos de que Dios proveerá y afirmar lo contrario sigue siendo una herejía.

MI HUERTO TERMODINÁMICO
La experiencia lleva camino de dos años. Es una opción para una transición individual a un mundo sin apenas energía. El punto de partida es un tanto desolador: un suelo pobre y poco apto para la agricultura, pocos conocimientos en la materia y escasa energía para trabajar. El desafío es conseguir restaurar el suelo a la vez que obtenemos algo de lo que produce, sin laboreo, sin insecticidas, sin herbicidas y solo con ocasionales aportes de restos de materia orgánica a modo de fertilizante. El objetivo producir alimentos con el menor esfuerzo posible, recuperar la biodiversidad y prepararse para el cambio climático.
Hablar de la cultura de lo permanente no ha sido lo que ha servido para obtener cierto reconocimiento entre los que todavía optan por los agroquímicos y las mulas mecánicas, sino el hecho de conseguir los primeros frutos sin tocar la azada, ningún gasto en insecticidas ni herbicidas, y escasos aportes de estiércol. Mantener por ejemplo, el huerto con apenas incidencia de pulgón mientras a pocos metros este destrozaba hasta secarlo un lindero de plantas de alcachofa puede ser una evidencia suficiente para demostrar que otra forma de hacer agricultura es no solo posible, sino deseable y objetivamente mas eficiente.

Los tres primeros escollos a salvar han sido cómo conseguir un suelo mullido sin laboreo, evitar problemas de plagas sin insecticidas y no verse desbordado por las llamadas "malas hierbas" sin herbicidas y sin un excesivo trabajo.

LEY DEL MÍNIMO DE LIEBIG
Hablar de termodinámica es hablar de límites, pero a su vez son estos límites los que permiten generar la estructura de nuestro mundo conocido.
La energía y también la materia, no se crean ni se destruyen, solamente se transforman. Una consecuencia de este enunciado es la ley del mínimo, que aunque se refiere habitualmente a los nutrientes del suelo, nos sirve también para las condiciones generales necesarias para nuestro cultivo. El agua, la tierra, la superficie disponible, la cantidad de luz, son factores limitantes y da igual que dispongamos de mucha agua si apenas tenemos tierra. O puede que dispongamos de mucha tierra pero  el agua escasee y en ese caso será el agua lo que limite la cosecha.
La cantidad de superficie de la que dispongo es menor de cien metros cuadrados, divididos en bancales, arriates y ventanas. El cultivo es un ejercicio de biomimésis del Sistema de la Tierra y de la economía de un estado estacionario, que iré desarrollando en próximos post.


viernes, 25 de mayo de 2012

Los esclavos energéticos. Trabajo y energía.

TRABAJO Y ENERGÍA
Si decimos que la riqueza y el progreso de un país dependen fundamentalmente del trabajo de sus gentes es probable que muchos asientan y lo consideren obvio y algo de sentido común.
Sin embargo hay algo que no encaja. ¿Acaso trabajamos hoy mas que nuestros antepasados, que nuestros abuelos o nuestros padres? Habrá quien piense que todo lo debemos a la tecnología. Pero la tecnología no es nada sin energía. Desde el punto de vista físico y real no hay diferencia entre el trabajo de un ser humano y el realizado por una máquina. Es muy fácil de comprobar, es suficiente con conectar un generador eléctrico a unos pedales y medir cuanta energía podemos producir pedaleando a buen ritmo. Apenas 100 watios... si estamos en buena forma física. Lo que consume un ordenador portátil. Es algo objetivo y objetivable.

Hay verdades difíciles de entender. Otras son difíciles de aceptar. Las consecuencias del pico del petróleo son difíciles de aceptar. Pero no por eso podemos justificar la absoluta irresponsabilidad que supone negar la gravedad del problema. La posibilidad de un colapso de nuestra civilización es un peligro muy real y resulta mas probable cuanto mas tardemos en reaccionar y comenzar una transición lo menos traumática posible. Estamos sin embargo, en esta transición obligada que llamamos crisis o también "crecimiento negativo", ese nuevo eufemismo que tan solo pretende añadir confusión para negar lo evidente: que afrontamos una recesión dramática, brutal y donde las clases privilegiadas intentan mantener su estatus a costa de destruir a la sociedad misma.


DEPENDENCIA ENERGÉTICA
Y ahora imaginemos un país. Por ejemplo España, con un 90% de dependencia energética. Eso equivale a decir que el 90% del trabajo nacional es realizado por esclavos energéticos extranjeros y que envían todo lo que se les paga al exterior. Imaginemos una huelga parcial o parcial de estos esclavos invisibles, que poco a poco nos van retirando sus servicios a la vez que exigen un salario cuatro o cinco veces superior al de hace pocos años. Trabajan en todas las empresas, públicas o privadas, en todos los campos y en todos los hogares. Hacen el trabajo duro en la industria, el transporte y la agricultura. Hasta los motores de los tractores han sustituido los animales de labor por estos caballos energéticos. Todo lo que llamamos civilización está sostenido por su trabajo.
Las clases mas privilegiadas, las que controlan los medios de producción, procuran a toda costa y a toda prisa preservar su estatus. Expolian y saquean a las clases medias, las despojan de educación y sanidad, buscan su embrutecimiento, denigran su dignidad. Los mercados siempre han traficado con esclavos, está en su sangre y en su razón de ser. Pero los esclavos humanos no son invisibles, no soportan las duras condiciones de su homólogas energéticos, porque están vivos. Por eso los mercados invitaran pronto a la muerte, sucumbirán a su propio canibalismo. Es el futuro y está cerca, muy cerca.

sábado, 7 de abril de 2012

Economía de Guerra

La verdad triunfa siempre.
Aunque sea al final, cuando ya no quede nadie.

Estamos en guerra. Siempre lo hemos estado. Nuestro sistema capitalista siempre ha estado en guerra contra la vida, contra los comunes. La absoluta libertad ha llevado al absoluto saqueo. Hemos llegado justamente al punto hacia el que avanzábamos. El egoísmo nos ha llevado a la desestructuración social, el expolio de los recursos a su agotamiento, la economía de lo insostenible al derrumbe, el menosprecio de lo público a la corrupción, el control de nuestras mentes por medio de la publicidad a esta estupidez desorientada donde nadie ve aquello con lo que tropieza. Hemos creído y seguimos creyendo en el dinero, en su capacidad para mover el mundo. Pero es mentira, al planeta le ha ido perfectamente sin dinero durante miles de millones de años. Lo que mueve el mundo es la energía, hasta el último de nuestros pestañeos. Pero hemos decidido emanciparnos de la propia realidad, sacrificar a las personas para salvar a los bancos, hemos garantizado la impunidad del dinero y ahora es imposible distinguir la economía del crimen organizado.

Es cierto, estamos en una economía de guerra. Una guerra donde se confunde al enemigo con el aliado, a la víctima con el verdugo y al verdugo con la víctima. Nadie se hace rico trabajando. La sabiduría popular viene en nuestro socorro cuando los medios de comunicación se adoctrinan en el engaño. Y ahora debemos elegir el bando, porque el capital no consiente neutralidades y la vida es un tesoro que solo se conserva cuando se defiende.
Esta es una guerra entre los que se afanan en el expolio, y quienes ya no tienen nada que perder.
Guerra contra el desamparo, no contra los desamparados.
Guerra contra la injusticia, no contra los indefensos.
Guerra contra la desigualdad, no contra los desahuciados.
Guerra contra el engaño, no contra los desengañados.
Guerra contra el hambre, no contra los hambrientos.
Guerra contra la pobreza, no contra los pobres.
Guerra contra el egoísmo, no contra la solidaridad.
Guerra contra el desempleo, no contra los trabajadores.
Guerra contra la corrupción, no contra quienes la investigan.
Guerra contra la esclavitud, no contra los esclavos.
Guerra contra la guerra, no contra la paz.

sábado, 31 de marzo de 2012

Economía Real Ya

1. Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general. Constitución Española, Artículo 128.

Porque no puede existir una democracia real cuando el poder económico se concentra en tan pocas manos que permite a grandes grupos de poder controlar la información que llega a los ciudadanos. Porque necesitamos una economía que atienda a las necesidades y no a los privilegios. Una economía que realmente fortalezca el contrato social. Que realmente subordine la riqueza del país al interés general y no asistir al desmantelamiento de la sociedad por parte del crimen económico organizado.
Ningún sacrificio social podrá satisfacer la avaricia insaciable de psicópatas parásitos. ¿Quién hace las leyes que multan a los mendigos y bendicen los paraísos fiscales?.
Porque el trabajo es un derecho, y si la iniciativa privada no lo garantiza, la iniciativa pública debe ocupar su lugar.
Porque la economía real debe priorizar el acceso al alimento, la vivienda, la sanidad, la educación y el trabajo. Pero seguimos en una economía de casino. Sacrificando todo por los bancos y la especulación.


LA CRISIS SEGÚN LA ECONOMÍA REAL
Vivimos en el tremendo error de no considerar la economía real y sus límites. Sin crecimiento económico el sistema capitalista se convierte en un monstruo que fagocita a sus propios hijos.
Un análisis económico que se base en precedentes históricos no tiene en cuenta algo muy elemental: nos encontramos en una situación única en la historia de la humanidad. No hay precedentes salvo los colapsos de civilizaciones que cayeron en el olvido justo cuando se encontraban en su máximo esplendor. Pero ninguna de ellas tuvo carácter planetario que sepamos.


Si buscamos alguna referencia histórica deberíamos ir al origen de la globalización, como se diseñó y por qué se hizo así. Si vamos a la economía real veremos que EEUU tuvo su pico del petróleo en 1972 lo que generó una tremenda crisis. El imperio necesitaba diseñar un modelo económico, un nuevo orden, que le permitiera apropiarse en condiciones ventajosas de cualquier recurso natural que existiera en el planeta, especialmente el petróleo.
Las guerras son caras y pueden llevar a la destrucción del recurso del que pretenden apropiarse.
Y de ahí la globalización, el neoliberalismo y la mano invisible de los mercados con sus sicarios económicos, su terrorismo de Estado, sus premios Nobel a la escuela de Chicago y toda su parafernalia mediática.
Los que han provocado todo esto ya conocían el desenlace para el conjunto de la población.

martes, 14 de febrero de 2012

Biomimesis sistémica global: el camino a Gaia

Siempre me maravilló observar desde la infancia cómo en la Naturaleza los seres vivos son libres, hay alimento para todos y nadie trabaja, nadie controla. Pero los mecanismos de auto-regulación no tenían predicamento entre las mentes acostumbradas a la servidumbre y a la esclavitud, así que me enseñaron como dogma incuestionable que existía un policía invisible que ponía orden en todo aquello, un jefe virtual al que todos los seres vivos obedecían sin rechistar: Dios. El hombre sin embargo, como ser superior, había sido bendecido por el Creador con el don del libre albedrío... y la obligación de obedecer al terrateniente, al cura, al juez, al alcalde y a la Guardia Civil. Como no acababa de ver las indudables ventajas de ser yo quien alimentara con el sudor de mi frente a semejante cohorte de parásitos, pasaba mis días entre ranas, pájaros y bichejos varios. Había una recompensa por una vida de sumisión, pero era a título póstumo, en la "otra" vida. En esta vida tocaba reproducirse como conejos, trabajar como bestias, comportarse como borregos y estar dispuestos a ser sacrificados como cerdos. Para eso teníamos una dictadura que casi igualaba a la que podía darse en el reino de los cielos y una caterva de fascistas que aún hoy, emponzoñan nuestras instituciones llamadas democráticas.
Los niños tienen la extraña capacidad de ver a los emperadores desnudos mientras los adultos alaban el manto de armiño. Pero por alguna extraña razón nunca dejé de ver en el hombre la patética estampa de un mono desnudo y presuntuoso, aunque empecé a ocultarlo, no sin cierta incomodidad. Es cierto que podía razonar con muchas personas, pero a otras, darles la razón era suficiente. Aprendí de la Naturaleza lo que tuvo a bien enseñarme y del resto de seres humanos que mis inquietudes eran las de muchos y que a veces, una atmósfera de biofilia iluminaba de añoranza la atmósfera triste de las ciudades.
Ahora que nos encontramos al borde del abismo, llevados de la mano por expertos de todos los tipos y colores, me parece indecoroso apelar al currículum para dar brillo y fulgor a cualquiera de mis argumentos. Asumo pues, la magnitud de mi ignorancia, pero dado que tropiezo constantemente con insultos a la mas elemental sensatez, refrendados con el atavío de la excelencia y la opinión de incontables expertos. Me atrevo a afirmar que el emperador está desnudo y que nuestro modelo económico toca a su fin.

EL CRECIMIENTO INFINITO
Solo el arraigo de los fundamentalismos religiosos en la inspiración de nuestro modelo económico explica la creencia en el crecimiento infinito en un planeta de recursos limitados. "Creced y multiplicaos, llenad el mundo y someted a todas sus criaturas". Es lo que dice el Génesis. En realidad son las instrucciones para tener un bonito Apocalipsis. Durante siglos los economistas han considerado una transición del crecimiento económico a un estado estable, desde los economistas clásicos, como Adam Smith, a los actuales economistas ecológicos. Sin embargo nuestro actual modelo es una carrera sin freno hacia el precipicio, en busca de una profecía autocumplida hija de los fundamentalismos protestante y católico. La conexión entre el conservadurismo económico y religión no es casualidad, es la combinación perfecta y necesaria para construir una épica de la irracionalidad y del suicidio colectivo.

ECONOMIA DEL ESTADO ESTACIONARIO
Como todos los motores, el motor del crecimiento económico necesita energía para funcionar y en su casi totalidad la obtenemos del los combustibles fósiles. Pero nuestro modelo necesita un consumo siempre CRECIENTE para funcionar. Ese es el motivo por el que el colapso de nuestro sistema económico no se produce cuando la energía se agota, sino cuando no podemos obtener energía de forma CRECIENTE. Y ese momento no solo ha llegado, sino que ya ha pasado. Según la Agencia Internacional de la Energía el pico de producción del petróleo tuvo lugar en el año 2006. Sin embargo, todavía nos encontramos en una fase de meseta en la que el declive de la producción aún no es evidente. Eso significa que la verdadera crisis está por venir y es inevitable porque viene provocada por los límites físicos que afectan a la economía real, sean cuales fueren el número de billetes que decidan imprimir las autoridades monetarias.
La economía del estado estacionario es la que propone que el motor del sistema funcione consumiendo energía de forma ESTABLE, que al igual que ocurre con nuestros vehículos puede tener oscilaciones en su consumo pero siempre dentro de unos límites. La idea fundamental es que el progreso material sería limitado, mientras los cambios cualitativos en los individuos y las sociedades serían los que definirían la idea de progreso. Esto significa que el progreso cualitativo, que para el ser humano significa la mejora ética, intelectual y cultural, sería el único posible que podría mantenerse a largo plazo según las leyes de la Física. Y eso es exactamente lo que lleva haciendo la Naturaleza desde que la vida irrumpió en este planeta: evolucionar.

EL CAMINO A GAIA
Frente a nuestro modelo económico basado en dogmas bíblicos y en la ingeniería de la estafa, tenemos la economía real, materia y energía cuyos flujos no responden a las tendencias del mercado, sino a leyes físicas fundamentales que no pueden ser sobornadas, ni tan siquiera intimidadas, por las hogueras de la Inquisición. Por otro lado está la vida, de la que nos hemos autocoronado reyes, sin mas argumento que nuestra capacidad para destruirla. Esto nos está llevando a una crisis global sin precedentes. Una crisis de realidad que nos enfrenta a los límites de lo posible, a los límites del crecimiento.
Pero ¿qué es Gaia? ¿es posible imitar su intrincado metabolismo? De Gaia sabemos que su existencia es posible, que es real y que nosotros formamos parte de ella. Pero hace mas treinta años que hemos superado la capacidad de carga del planeta. Urge pues, realizar una transición hacia una economía de lo posible. Si no lo hacemos, deberemos afrontar un colapso catastrófico.

lunes, 9 de enero de 2012

El trabajo de la biodiversidad

La biodiversidad en la alimentación y la agricultura constituye uno de los recursos más importantes de la Tierra. Cultivos, animales de granja, organismos acuáticos, árboles forestales, microorganismos e invertebrados: miles de especies y su variabilidad genética componen la red de biodiversidad en ecosistemas de los que depende la producción alimentaria mundial. El trabajo realizado por la biodiversidad es inmenso, eficiente desde el punto de vista energético y constituye en sí mismo un ejemplo de economía del estado estacionario.
Los rendimientos del actual sistema agroalimentario se miden en producción por unidad de superficie y por hora trabajada. Así, según algunos estudios, se ha conseguido multiplicar por seis la producción por hectárea y por treinta la producción por hora de trabajo, respecto a la era preindustrial. Esto se ha hecho interviniendo la Naturaleza mediante la eliminación de biodiversidad y a costa de incrementar el consumo de energía procedente de combustibles fósiles hasta el punto de que la producción de alimentos depende casi totalmente del petróleo.
La brecha energética alimentaria es de tal calibre que resulta urgente y vital cambiar el modelo agroalimentario. No se puede perder mas tiempo en discutir si la profundidad del abismo es de doscientos o trescientos metros cuando no somos capaces de sobrevivir a una caída de veinte metros. Con la llegada del declive de la producción de petróleo el mundo se enfrentará a una crisis alimentaria sin precedentes de la que la subida del precio de los alimentos básicos es solo el primer indicio.

Biodiversidad para un mundo sin hambre
Los excelentes rendimientos energéticos alimentarios de la era preindustrial son consecuencia lógica de un modelo en que la energía disponible era escasa y de procedencia humana y animal. La producción agrícola necesitaba de esfuerzo y sudor. No había sido descubierto aún el mundo microbiano, por lo que su ingente e invisible tarea era percibida como un todo autoregulado cuyo trabajo se atribuía a la Madre Naturaleza o directamente a Dios.
Según denuncia la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), los cambios en el uso de la tierra y la consiguiente pérdida de hábitat, el uso de plaguicidas y fertilizantes, el cambio del clima y los consiguientes invasiones de especies exóticas, han alterado el equilibrio ecosistémico, debilitando la capacidad de microorganismos y los invertebrados para proveer numerosos y valiosos servicios ecosistémicos.
¿Qué ocurrirá con el actual modelo agroalimentario cuando el declive de la producción de petróleo lo haga inviable? ¿Colapso o transición controlada?. Hay muchas voces que reclaman el cambio de modelo con propuestas sensatas y justas, como Vía Campesina. Pero lo cierto es que las grandes transnacionales y corporaciones no dan muestras de cambiar el modelo. Dado que el pico del petróleo tuvo lugar en el año 2006, según la propia Agencia Internacional de la Energía, el colapso alimentario parece lo mas probable.
La solución sin embargo solo puede llegar de la soberanía alimentaria, reforma agraria, biodiversidad y recursos genéticos, derechos humanos, migraciones y trabajadores rurales, agricultura campesina sostenible.
Deberíamos desechar la idea de que este será un problema "solo" de los países pobres. De hecho, iniciar el proceso de vuelta al campo sería una forma de absorber el creciente número de desempleados que la actual crisis económica está generando.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...