miércoles, 1 de junio de 2011

Jauría: Cuando los mercados invierten en fascismo.

Antes y después.
Las fuerzas de seguridad bien entrenadas, bien pertrechadas, bien alimentadas y bien pagadas. No haya recortes presupuestarios para los defensores de las libertades, de la paz ciudadana y del orden social (que quede claro lo que a cada cual corresponde). La mano derecha de la democracia. Podemos despedir a nuestros médicos, sisar el sueldo a quienes se ocupan de la educación de nuestros hijos, pero ¡cómo prescindir de nuestros funcionarios mas ejemplares!, aquellos que con su conducta marcan la pauta que deben seguir los inspirados de un nuevo régimen.
Tan encomiable diligencia, fruición en el desempeño de funciones, no ha podido ser colmada para todos nuestros valerosos y aguerridos defensores del orden. Algunos han llevado su frustración a la red donde han expresado textualmente que después de ver a sus compañeros Mossos d'Esquadra "hincharse a pegar palos durante seis horas" no han podido disfrutar de semejante recreo. Pero no piensen ustedes que nuestros guardianes carecen de sensibilidad, análisis mucho mas eruditos centran las críticas a nuestros indignados, en su deplorable estilo de jóvenes "perroflautas" y de estética "okupa" o mendigos posmodernos, convirtiendo así, la carga policial en un nuevo movimiento artístico.

Los afectados por la actual crisis económica empiezan a ser conscientes de que jamas serán tenidos en cuenta por los mercados, a no ser que dispongan de una acertada campaña de imagen, dado el actual auge del eufemismo.
Puesto que el hambre ha sido sustituida por la seguridad alimentaria en grado de insatisfacción aguda, ilustramos este post con un siempre sugestivo contraluz de tales situaciones.

Pero para los amantes de la iconografía religiosa y el arte sacro, mejor ilustrar el efecto del hambre sobre los mas afectados, los niños. Con una imagen de la Madonna que represente a los mil millones de seres humanos cuya vida permanece amenazada por los eufemismos.


Firmado: Anonymous


7 comentarios:

  1. He visto esa foto en otro blog y decididamente me espantó. Me espantan y aterran las imágenes de la pobreza y de la violencia extrema contra los débiles o los pobres.
    En verdad que somos los humanos una plaga, una mala plaga, en éso nos ha convertido este sistema que deshumaniza, que nos hace involucionar en los sentimientos y ahora también en lo material, pues cada vez son más los sin techo y más asquerosamente ricos esa minoría que nos dirige.
    Saludos tristes, como no puede ser de otro modo, Gaia.

    ResponderEliminar
  2. Ginebra, usamos una inmensa cantidad de subterfugios y excusas para eludir responsabilidades sobre lo que pasa en el mundo. Es cierto que individualmente podemos hacer poco, pero ese poco es irrenunciable y a la vez algo muy poderoso cuando se coordina con lo que hacen otras personas. Nada de lo que hacemos es insignificante. Para bien o para mal.
    Parece que al menos el movimiento del 15M ha surgido como un nuevo catalizador y referente de nuestras inquietudes.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el post Gaia, no conocía tu blog, pero ahora no dejaré de visitarte, las fotos las había visto, pero no dejan de horrorizarme. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Tremendo lo de la carga policial en la Plaza de Cataluña, como tremendo es intentar desprestigiar a los jóvenes acampados tomando como punto de partida su aspecto físico. Qué sociedad más simplona y de apariencias, qué bochorno...

    Las imágenes dan terror. No hay derecho a tales desigualdades en este planeta de todos.

    Incisivo e irónico hoy, Anonymous, pero es que no es para menos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Vivimos tiempos convulsos en los que cada vez nos es más dificil asumir los extremos, las injusticias. Las dos escenas que traes, la policía atacando sin razón ni motivo pacíficos ciudadanos que en todo caso quieren luchar por sus derechos, por otro lado, las imágenes de la vergüenza, de la realidad más descarnada, pone en cuestión todo lo que nuestra opulenta sociedad representa.

    Terrible.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. En algún tiempi la esclavitud parecía normal, ahora nos espanta (aunque algunos lo practiquen). Poco a poco, lentamente, hemos ganado en humanidad, por eso nos espantan las imágenes que presentas. Ahora hace falta ser coherentes y trabajar duro para que no existan en nuestro planeta ningún ser humano que "viva" así; trabajemos con la cabeza, pues con el corazón, a lo mejor o lo peor, creemos que basta con una limosna.

    ResponderEliminar
  7. Hay una insoportable carga de insensibilidad, para los mas desposeidos y no me refiero solo a comida, el hombre es en extremo depredador de su entorno y de sus pares, saludos,

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...