sábado, 31 de julio de 2010

Cambiar el mundo es inevitable


Mirar a Gaia, oír aquellas palabras venerables salir de un cuerpo infantil, dejaba el aire atrapado de una extraña conmoción, como si el futuro extendiera su mano hasta el presente en un acto de urgencia y alarma.
-Sabes Gaia, ahora que mis ánimos decaían has conseguido atraerme de nuevo a la vida. Quería protegerte y tú has sido mi coraza. Temía que la ingenuidad de tus años, te llevara al desencanto de las decepciones, y sin embargo he visto en ti el empuje irresistible de la vida.
-No extrañes nada. Me he hecho adulta cuando tu has necesitado ser niña, cuando se te acabaron las palabras. Por eso te cedí por un tiempo mi lugar en la infancia. Pero quiero ser niña para poder crecer siempre. Como he crecido contigo, con tus lecciones de equilibrio y pintura, con tus columnas de afecto y lucidez.
He nacido de tu memoria, del tiempo prestado para reparar el olvido. Solo has recogido tu esencia reflejada. A veces Ana, lo que nos da fuerzas no es lo que tenemos, sino lo que hemos perdido, nos impulsa lo que añoramos.
Puede parecer ingenuidad pero creo que las palabras nunca fueron tan importantes. La victoria es una ilusión, la derrota también, el tiempo no se detiene a celebrar ni a lamentarse, la vida avanza mientras se diluye por su sombra. El futuro no está escrito, no lo forjan los profetas, sino quienes luchan por la vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...