domingo, 28 de febrero de 2010

El Equilibrio. (Dinámica)

e
Has comenzado el estudio de las matemáticas, pero jamás llegarás a entender el mundo sin recorrer el camino del arte, porque son las emociones, a pesar de su resistencia a ser dominadas o entendidas, las que mueven el mundo, Gaia. Son sabiduría y también ignorancia.
Para entender el equilibrio en el tiempo es necesaria la música, los ciclos, el ritmo, las iteraciones... La vida no tiene sentido si no encuentra su lugar en los días, los años, los siglos y los inconcebibles eones.
Los ancianos de la tribu duermen satisfechos. Se saben venerados. Conocen su lugar en la existencia. Tras la muerte encontraran un lugar junto a sus ancestros y desde la vida serán saludados por aquellos que aman. Fueron jóvenes un día, es cierto. Pero aún entonces conocían el sentido de la vida. Siempre fueron conscientes. Formaban parte de una cadena y aún jóvenes respetaron el lugar que ahora ocupan como ancianos. Vivimos la época de la inmediatez. Pero debemos entender la importancia de la existencia, pues todo lo que hacemos cambia el futuro.
No es que detrás de la vida no haya nada, es que no estamos dejando nada para que la vida pueda continuar.
¿Sabes Gaia?. La búsqueda del sentido de la palabra equilibrio nos ha llevado primero a la estática de las cosas terminadas, las pinceladas y los cuadros. Ahí hemos aprendido la importancia de la distancia y de la perspectiva.
Cuando hemos querido profundizar en la quietud, hemos comprendido que el mundo se mueve y hemos llegado hasta aquí, para entender que cada cosa tiene un lugar en el tiempo y hemos encontrado el sentido del equilibrio en la armonía y la música. Ha llegado el momento en que debemos afrontar la totalidad, para poder vivir y solventar la contradicción.

viernes, 19 de febrero de 2010

EL Equilibrio. (Estática)


-El equilibrio está lleno de cosas antagónicas. Puede contener el bien y el mal, el dolor y el placer, la vida y la muerte, la creación y la destrucción.
Buscamos una paz que es ausencia de lucha, el universo decantado por una de las partes, quietud absoluta, ausencia de movimiento. Pero eso se parece demasiado a la muerte, a la ausencia de vida. La paz debe estar viva y ser una lucha constante e inevitable por el equilibrio, por el respeto, por la coexistencia.
Ana hablaba abstraida, con la mirada colgada en las estelas del mar. Por un momento, ignorante de la confusión que sus palabras habían dejado en Gaia.
-¿Crees entonces que también necesitamos el mal?
Gaia parecía disconforme, pero sobre todo desorientada.
-El mal se hace casi siempre en nombre del bien. Las guerras se hacen en nombre de la paz. El mal solo es el bien que corresponde a todos, hurtado para unos pocos. Deberíamos aprender del día y de la noche. ¿Sabes por qué gira nuestro planeta, por qué se inclina?
-Todavía no lo sé. -Dijo Gaia.
-Para que todo el mundo comparta la luz y en ningún lugar sea negada la primavera.

domingo, 7 de febrero de 2010

El Equilibrio (La búsqueda)


Gaia tomo el diccionario y buscó "equilibrio".
-"Estado de un cuerpo cuando fuerzas encontradas que obran en él se compensan destruyéndose mutuamente".
Después de las fiebres ella seguía entera. Además, la destrucción, el desbarajuste y la diarrea se habían producido justo cuando se había perdido el dichoso equilibrio. Solo quedaba otra definición que podría ser útil.
-"Contrapeso, contrarresto, armonía entre cosas diversas".
Al parecer, el diccionario no era muy habilidoso con las metáforas. Estaba claro que era una palabra delicada y misteriosa.
Se decidió a buscar a Ana y preguntarle qué era aquello del equilibrio.

-Cuando quieras pintar un cuadro, debes comprender que cada pincelada tiene un lugar en el lienzo. Son como luciérnagas petrificadas cuyo destino es modular la luz. Si eliges pintar la montaña, acercar el frío de las cumbres, necesitas pinceladas blancas para la nieve. Otras de color gris para las rocas y los precipicios. Necesitarás también del color verde para las arboledas y amarillo para los pastos....
-¿Y el equilibrio? -preguntó Gaia.
-El equilibrio es alejarse del cuadro y no distinguir las pinceladas. Tan solo un inaudible murmullo de pigmentos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...