martes, 8 de junio de 2010

Cambiar el mundo


-Ahora que piensas que no hay nada que hacer, que crees dolorosamente en la derrota, es la hora de aceptar que en realidad no hay victoria, nunca la hay. Ni siquiera para aquellos que se abanderan con tu humillación. Solo existe la lucha. No estamos aquí para vencer, para derrotar a otros, estamos para encontrar el camino a la simbiosis, para dar forma a algo que merezca ser amado. La mentira no ha vencido, porque la verdad no puede destruirse. Los poderosos la esconden porque saben que puede acabar con su dominio, los científicos la buscan porque solo en ella se atreven a confiar. Los jueces han dicho que las víctimas no cuentan, que son un estorbo en nuestra memoria, pero se apresuran a sepultarlas en el olvido. Condenan a quien se atreva a mirar en su dirección, temerosos y torpes en sus formas.
-¿Pero que somos nosotras, Gaia? ¡No somos nada!
-Tienes razón Ana. Somos apenas la sombra de una sombra, en la niebla que sueña el aleteo de una mariposa. Pero el ser humano necesita la belleza para poder vivir. Necesita soñar para que la realidad no le enloquezca. Las verdades no se pueden destruir. Nosotros somos ficción. Pero una ficción que confiesa su naturaleza, puede abrir la puertas de otra realidad, una mentira que se confiesa mentira, ha de colocarse en el lugar reservado a las mas hermosas verdades. La honradez es importante. No somos nada. Por eso nada puede destruirnos. ¡Alcemos pues nuestra insignificancia!
Una sonrisa apareció por fin en el rostro de Ana.
-Bueno, señorita Gaia ¿y qué planes tiene usted?
-Cambiar el mundo, por supuesto.
-¡Tremenda chiquilla! Creo que se nos ha ido la mano con la filosofía.
-¡Pues yo no estoy dispuesta a luchar por menos!- Y alzó su bracito con ese aplomo, con que los niños nos descubren acomodados en nuestras propias derrotas.
Ocurrió entonces. Una desalmada, salió de su cobijo, y purificó todo con la campana de la risa.

21 comentarios:

  1. "Pero una ficción que confiesa su naturaleza, puede abrir la puertas de otra realidad, una mentira que se confiesa mentira, ha de colocarse en el lugar reservado a las mas hermosas verdades. La honradez es importante."

    Me quedo entre otros párrafos con éste que es el mismísimo símbolo de aquél que busca lo bueno en lo malo. Si cada uno de nosotros toma esa perspectiva, el mundo seguramente cambiaría.
    Pero inevitablemente el cambio comienza en uno.

    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  2. "La mentira no ha vencido, porque la verdad no puede destruirse", qué cierto es, amiga Gaia, que el corazón no se engaña ni se enturbia, que lo más revolucionario es el cambio íntimo, la actitud limpia para acoger la era del ser humano, la mirada fresca que no etiqueta a los hombres ni los condena.
    Riamos, amiga, que el eco de la risa confiere energía para vencer las mil batallas cotidianas, que la explosión alegre puede más que mil ejércitos, que el ánimo alzado es la mayor etiqueta y la más potente arma revolucionaria, que las palabras que se formulan con belleza generan belleza y amparan y cobijan de los vertederos de escombros actuales.
    Riamos, amiga, que no somos nada y somos mucho, tanto que si llegamos a un solo corazón habremos alcanzado el cielo con las manos.
    Construiremos con palabras nuevas la historia pretendida y la risa será la contraseña que nos purifique el alma.
    Los serios y sesudos fruncen el ceño, enarcan las cejas y utilizan grandes vocablos que todos se apropian hasta vaciarlos de sentido. Nosotras, Gaia, somos niñas y no tenemos conocimientos suficientes, pero sí los precisos como para saber que al mundo no la cambian los absolutos, las banderas o los partidismos. Al mundo lo cambiamos los humanos y cada uno, en su corazón, eleva las protestas necesarias y forja las ilusiones venideras. Los niños de hoy somos los hombres de mañana y pocos entienden que de los niños es el reino de los cielos.

    Camino, me he emocionado profundamente, no sabes cuánto. Observo a Gaia muy contenta, porque sé que le darás luz y nadie es insensible a la luminosidad de un corazón generoso. El camino es largo y hermoso, como el "Viaje a Itaca" de Kavafis.

    Un abrazo enorme y emocionado.

    ResponderEliminar
  3. Siempre de joven creía que podía cambiar el mundo, con el tiempo me di cuenta que era cierto, pues si cambiaba mi forma de ver las cosas, éstas se transformaban.
    Para formar un mar son necesarias muchas gotas de agua, Ana y Gaia lo son.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Beatriz, lo pequeño puede convertirse en lo mas grande y como bien dices el cambio comienza por uno mismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Isabel, yo soy una niña de mentira, pero a ti jamás te ha importado y he sentido tu cariño haciéndome crecer, dándome fuerzas, perfilando lo que soy. No sé como terminará esto, pero en lo que si sé, todavía no sabemos hasta donde llega el futuro. Y nosotras vamos a ser el futuro.
    Un fuerte abrazo de tu amiga, Gaia.

    ResponderEliminar
  6. El problema de la verdad es que no tiene remedio, puede parecer que la mentira repetida convence, pero nada más triste para uno que vivir con el engaño.
    Servidor quiere agradecer los comentarios realizados en mi blog, pues los contemplo con la honestidad y sinceridad de una persona de PAZ.

    Mil gracias y espero sigamos estando cerca.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Solo amando al mineral, al vegetal, al animal i al ser humano nos damos cuenta de tal transformación. No hace falt5a más.


    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Camino, me ha provocado una gran emoción este poema que has escrito, este poema dialogado. Como todos los tuyos, verdaderos poemas, pero hoy especialmente sintiente y melancólico. Porque es muy melancólico lo que escribes, y muy verdad.
    Me gustan todos pero hoy, no sé por qué, me emocionaste de una manera especial...

    ResponderEliminar
  9. Gaia. Tal vez la verdad no pueda destruirse, pero me temo que la mentira triunfa todos los días. Y afecta a seres de todas las especies. incluida la nuestra. Y la verdad y la mentira o se tocan diriamente, físicamente, con su secuela de efectos, y se les planta cara o se queda en un ejercicio dialécticomental que se posterga ad aeternum.

    Probablemente, como tú dices, la victoria no existe. No en términos absolutos. Sí hay ciertas victorias que o se consolidan o se pierden sus resultados. La vida es dinámica. Si te paras ya retrocedes.


    De todos modos, aunque soy ya bastante escéptico de todo, me sigue gustando el discurso de buenas intenciones que manifiesta cierta gente. Ahora bien, ¿se queda sólo en ello? Que cada cual piense en ello y en sus compromisos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La vida es una caminar por un sendero de lucha. Hay dos formas de luchar, una es destructiva y egoísta, es adueñarse de todo para uno y dejar a los demás fuera; otra es constructiva, de alianzas con el entorno donde todos ganen y nadie pierda. La una es predadora y parásita, la otra es sinérgica y simbiótica. Todo se mejorará cuando nos concienciemos de que somos simbiontes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. El Pinto, una mentira repetida convence pero ¿y si nos tomamos la molestia de repetir las verdades?. Sintetizarlas, hacerlas hermosas y repetirlas. En muchos sitios, en muchos corazones.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. Olga i Carles: al fin y al cabo eso es Gaia.

    ResponderEliminar
  13. Maria Jesus: gracias por llegar a este campanario y unirte a la risa.

    Ramón: Para serte sincero, yo también me he emocionado, y mucho. A veces, cuando intentamos hacer un mundo mejor, sencillamente nos descubrimos mejores, esa es nuestra gran victoria.

    ResponderEliminar
  14. Fackel, a veces no sabemos darnos cuenta de que el mundo ha cambiado. No porque hayamos conseguido la paz en el mundo, porque el dolor haya dejado de existir, sino simplemente porque algo nos ha hecho mas felices o porque nosotros hemos hecho mas feliz a alguien. Es una cuestión de escalas y de identidad. Gaia es simplemente el concepto de la totalidad de la vida en el planeta, es mirar los árboles, con la conciencia nítida de que estás y en ese momento eres el bosque. Es algo sencillo, es algo para niños.

    ResponderEliminar
  15. Antonio, nadie hasta ahora había conseguido sintetizar de una forma tan nítida el mensaje que pretende transmitir este blog. Realmente el Camino a Gaia es la repetición de este mismo concepto, dicho de mil formas distintas, intentando extraer la poesía y la belleza que lo fecunda.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. La convicción nihilista enfrentada al mundo de apariencias en que vivimos sirve para aligerar el ánimo y ayudarnos a ser más felices sabiendo que tan solo somos meros soportes, es decir nada, en realidad. Esta actitud me ha sido de gran utilidad durante los últimos quince años. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. por una alianza sinérgica, simbiótica y con esperanza,

    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  18. emejota, los delirios de grandeza siempre han sido un lastre para para la felicidad del ser humano. Mucha gente es feliz con las pequeñas cosas de la vida.

    ResponderEliminar
  19. Myriam, apostemos por esa alianza sinérgica, simbiótica y esperanzada.

    ResponderEliminar
  20. Purifiquemos, Camino a Gaia. Que la risa nos purifique y altere la senda de la entropía fatal...

    Mi combate es el tuyo.

    No nos rindamos...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...